Trabajar para que el jefe invite a otros

Mi jefe invita (con el dinero de la empresa, claro) a comer sólo a sus «allegados». Así que somos muchos los currantes que comeremos el «bocata» pagándonoslo de nuestro bolsillo y seguiremos trabajando para que el año que viene él cumpla su «plan de objetivos» y así pueda volver a invitar a los mismos de siempre. Los trabajadores no recibiremos ni una felicitación. ¡Feliz Navidad!

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios