El Parador dentro de un monasterio histórico en uno de los pueblos más bonitos de Madrid

Este curioso hotel se encuentra en el corazón de la villa medieval y espera a los huéspedes con un precioso claustro acristalado, una piscina exterior y dos restaurantes de cocina regional madrileña.
Muy cerca de la ciudad de Madrid, podemos visitar algunas villas con muchísimo encanto, como Buitrago de Lozoya, Patones de Arriba o Chinchón. Este último no solo forma parte de la asociación de Los Pueblos más Bonitos de España, sino que cuenta con un magnífico Parador donde dormir rodeado de historia.
Muy cerca de la ciudad de Madrid, podemos visitar algunas villas con muchísimo encanto, como Buitrago de Lozoya, Patones de Arriba o Chinchón. Este último no solo forma parte de la asociación de Los Pueblos más Bonitos de España, sino que cuenta con un magnífico Parador donde dormir rodeado de historia.
Muy cerca de la ciudad de Madrid, podemos visitar algunas villas con muchísimo encanto, como Buitrago de Lozoya, Patones de Arriba o Chinchón. Este último no solo forma parte de la asociación de Los Pueblos más Bonitos de España, sino que cuenta con un magnífico Parador donde dormir rodeado de historia.
Parador de Chinchón.
PARADORES

Muy cerca de la ciudad de Madrid, podemos visitar algunas villas con muchísimo encanto, como Buitrago de Lozoya, Patones de Arriba o Chinchón. Este último no solo forma parte de la asociación de Los Pueblos más Bonitos de España, sino que cuenta con un magnífico Parador donde dormir rodeado de historia, ya que se encuentra en un antiguo monasterio.

El monasterio de Nuestra Señora del Paraíso

El monasterio de Nuestra Señora del Paraíso fue fundado en el siglo XV por los primeros señores de Chinchón, Andrés Cabrera y Beatriz de Bobadilla, marqueses de Moya. Estas personalidades muy cercanas a los Reyes Católicos permanecieron en el edificio hasta 1626, cuando se trasladaron a una casa en la calle Huertos, donde posteriormente se construiría la ermita de Nuestra Señora del Rosario.

Suite en el Parador de Chinchón.
Suite en el Parador de Chinchón.
Paradores

Así, el cenobio quedó abandonado, pero de los siglos XVIII a XIX estuvo funcionando como centro de formación humanista. Años después, tras la desamortización de 1842, se transformó de nuevo, esta vez en juzgado y prisión regional. Tal y como recogen en la web de Paradores, "uno de los huéspedes más notables del monasterio fue el archiduque Carlos de Austria, aspirante al trono español en la Guerra de Sucesión (1700-1714) y futuro emperador de Alemania".

Piscina, una suite en la iglesia y cocina madrileña

Alojarse en el Parador de Chinchón supone hacer un viaje en el tiempo, y es que conserva elemento originales tan espectaculares como su escalera y su claustro acristalado con una exclusiva colección de arte religioso. Se suman los amplios jardines del hotel, una huerta llena de árboles frutales y una relajante piscina exterior ubicada en lo que eran los antiguos establos.

Piscina en el Parador de Chinchón.
Piscina en el Parador de Chinchón.
Jorquera

Entre las habitaciones del hotel destaca una suite ubicada en la primitiva iglesia de monasterio. Y por otro lado, no podemos olvidar sus dos espacios gastronómicos donde deleitarnos con la cocina regional madrileña. En la carta del Restaurante El Convento sobresalen los asados, sopas y guisos de cuchara, los asados de cochinillo y cordero lechal, productos de casquería, el bacalao y las migas. Mientras que El Bodegón es un espacio temático donde en otoño e invierno sirven exclusivamente el cocido de taba, una variante local del típico cocido madrileño que incorpora cangrejos de río.

Cómo llegar al Parador de Chinchón

El trayecto en coche desde la ciudad de Madrid hasta el Parador de Chinchón es de aproximadamente 55 minutos por la A-3.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento