El pueblo de Guadalajara con un arco romano y restos de un castillo de origen desconocido

La villa nos ofrece un ambiente tranquilo, edificios históricos y un entorno natural listo para ser explorado.
Villel de Mesa.
Villel de Mesa.
Diego Delso / Wikimedia Commons
Villel de Mesa.

Las posibilidades de disfrutar de una escapada de turismo rural son infinitas en España. A lo largo del territorio encontramos verdaderos refugios donde alejarnos del trasiego de la ciudad, al mismo tiempo que entramos en contacto con la naturaleza y viajamos atrás en el tiempo.

Además, a ello le sumamos el huir de las aglomeraciones si visitamos un pueblo poco conocido por los turistas. Es el caso de Villel de Mesa, una localidad en la provincia de Guadalajara que sorprende por su rico patrimonio arquitectónico, las lomas suaves cubiertas de vegetación que lo rodean y la calidez de sus habitantes.

Una fortaleza que domina la villa

Un arco romano nos da el acceso a la plaza principal del pueblo, un espacio dedicado al doctor don Pedro Gómez Fernández que también es un parque y un jardín. Junto a la construcción histórica crecen bonitos sauces que se alternan con otras especies vegetales como abetos, boj y rosales. A ello se suma una bonita fuente con tres alturas y un busto del doctor.

Castillo de los Funes.
Castillo de los Funes.
Diego Delso

Otro de los puntos más icónicos del pueblo son los restos de su fortaleza, el Castillo de los Funes, que se sitúa sobre una mole rocosa que alcanza los cuarenta metros de altura. "El origen es toda una incógnita, por tanto habrá que tener en cuenta las dos hipótesis posibles: bien que tenga su origen en los continuos enfrentamientos entre Castilla y Aragón; o bien que los árabes levantaran una pequeña alcazaba o una atalaya sobre el peñasco y los castellanos la aprovecharan a partir de la repoblación", señalan desde el Ayuntamiento de Villel de Mesa.

En cuanto a la estructura de la fortificación, presenta una planta rectangular, y se diferencian un patio de armas en el centro y dos torres desiguales a los lados: la Torre del Homenaje, con algo más de 15 metros de altura, y la Torre del Mediodía.

Edificios históricos y templos religiosos

Las construcciones históricas de Villel de Mesa no acaban aquí. En el pueblo se alza el Palacio de los Marqueses de Villel, una casa noble con tres alturas, una gran portada central con un balcón y varias huertas que lo rodean. El edificio "fue construido, probablemente, durante el siglo XVI o bien en la primera mitad del siglo XVII", detallan.

Villel de Mesa.
Villel de Mesa.
Diego Delso

Por otra parte, si hablamos del patrimonio religioso de la villa, destaca la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, levantada en el siglo XVI bajo estilo renacentista. En su interior encontraremos un retablo mayor barroco del siglo XVIII.

Cómo llegar a Villel de Mesa

El trayecto entre la ciudad de Guadalajara y Villel de Mesa es de 1 hora y 20 minutos en coche por la A-2. Desde Madrid, asciende a 1 hora y 20 minutos por la misma autopista.

Qué ver cerca de Villel de Mesa

El paso del río Mesa por los territorios del pueblo nos deja paisajes como el Pozo Galano, un manantial de agua salada y gran belleza. El lugar es perfecto para huir del calor de los meses de verano.

Cascada en el Monasterio de Piedra.
Cascada en el Monasterio de Piedra.
AlbertoLoyo / iStock

Y ya entrando en la provincia de Zaragoza, pero apenas a 45 minutos en coche, nos topamos con el Monasterio de Piedra. La pieza principal de este enclave es el monasterio del siglo XIII, al que se suman los preciosos jardines paisajistas, cascadas (como la llamada Cola de Caballo) y cuevas naturales.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento