Así es Horcas Coloradas, la única playa canina de Melilla

Acantilados de Horcas Coloradas.
Acantilados de Horcas Coloradas.
MONUMENTA / WIKIMEDIA COMMONS

Si tienes costumbre de viajar con tu perro, estarás acostumbrado a tener que documentarte antes de cada verano sobre a qué playas puedes llevarle. En España, durante la temporada estival sólo algunas admiten el paso de canes, e incumplir esta norma puede, al menos en teoría, acarrear una buena multa.

Por suerte, todas las provincias costeras españolas cuentan al menos con una playa a la que puedes llevar a tu amigo peludo a correr, jugar y bañarse. En el caso de la Ciudad Autónoma de Melilla, sólo hay un arenal abierto a los perros, y es el de Horcas Coloradas 2.

En concreto, el área para perros es una zona de unos 900 metros cuadrados habilitada al final del arenal, que cuenta ya con duchas para quitar la arena de los perros, un pipican, papeleras y señalización sobre las normas de uso.

En esta playa, se hace imperativo llevar encima el pasaporte sanitario del animal, que deberá estar vacunado, desparasitado y portar microchip. Los perros considerados de raza potencialmente peligrosa deberán llevar bozal e ir sujetos con correa.

Como es natural, también es obligado recoger los excrementos y mantener el arenal limpio para los demás usuarios.

Horcas Coloradas es una playa de unos 400 metros de longitud en un entorno de acantilados con el mismo tono dorado de su fina arena. Se considera una playa urbana, cuenta con un paseo marítimo, y aunque no es especialmente solitaria tampoco es muy concurrida. Recibe un oleaje moderado y cuenta con servicio de salvamento.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento