Conectarte en el pueblo o en la playa: alternativas para tener acceso a Internet en tu segunda residencia este verano

Persona trabajando con un ordenador en la playa
Siempre hay alternativas para conectarte en cuestión de segundos.
Canva.com

Hoy en día tener internet se ha convertido en una necesidad básica, pero no siempre tenemos nuestro router cerca o un contrato de datos ilimitados allá donde vayamos. Si te vas de vacaciones, quieres internet para tus largos viajes o mantenerte conectado incluso en tu pueblo, has llegado al lugar correcto. Te contamos cómo tener Internet fuera de casa:

1. Compartir conexión usando los datos de tu móvil

Una de las opciones que tenemos para tener Internet en cualquier lugar es hacer uso de nuestros datos en el móvil. Hoy en día prácticamente todos tenemos una tarifa de datos contratada con nuestra compañía y la mayoría de teléfonos modernos permiten compartir wifi con otros dispositivos. 

Esto lo podemos utilizar para tener Internet en nuestro ordenador portátil, tablet u otro portátil. Nuestro móvil actúa como si fuera un modem y utiliza los datos para permitirnos conectar.

Para compartir Internet tenemos que ir a 'Ajustes', entrar en 'Conexiones' o 'Redes', 'Conexión compartida' y activarla. Estos pasos pueden variar ligeramente según la versión y marca del dispositivo, pero son muy similares.

Lo ideal es poner una contraseña para evitar la entrada de intrusos en nuestra red personal. Una vez esté activada, tenemos que buscar redes desde el dispositivo que queramos conectarnos, buscar el nombre de la red e ingresar la contraseña.

2. WiMax o Satélite (pueblos o entornos rurales)

Una alternativa en las segundas residencias y en aquellas viviendas a las que no llega la conexión a internet con facilidad es la tecnología inalámbrica WiMAX (Worldwide Interoperability for Microwave Access). De hecho, es una de las mejores opciones para entornos rurales a las que no llega ningún otro tipo de conexión a internet.

A través de ella los datos se comparten por las ondas de radio, con frecuencias entre 2,5 y 5,8 GHz. Su funcionamiento es similar al wifi, aunque funciona a mayor distancia y no necesitas tener instalación telefónica ni fibra, pero tendrás que colocar una pequeña antena en casa.

Puedes encontrar tarifas de internet por satélite desde poco más de 20 euros al mes. El inconveniente es que estas solo incluyen unos 20 GB de datos, lo que reduce notablemente la velocidad. Por ello, para hogares con un uso medio o intenso conviene acogerse a tarifas con al menos 100 GB incluidos.

3. Uso de router móvil

Una opción si no quieres depender de terceros ni usar redes compartidas es adquirir un router 4G portátil. Funciona igual que el router que tenemos en casa, solo que es más pequeño y podemos llevarlo a cualquier parte. Además, la mayoría de los modelos traen una batería integrada que te facilita usarlo durante horas sin necesidad de enchufarlo a la red eléctrica.

Este WiFi portátil te posibilitará conectarte a internet desde cualquier dispositivo en un radio de hasta 15 metros de distancia. Puedes comprarlo en tu compañía telefónica o en alguna tienda de tecnología, y has de tener en cuenta que para usarlo debes tener insertada en el aparato una tarjeta SIM con tarifa de datos., aunque puedes usar la del propio móvil o adquirir una exclusiva para el router.

Una de las mejores opciones si tienes una segunda vivienda en la que pasar las vacaciones.

4. Dongles USB/Wi-Fi USB

Similares al router 4G, aunque con la diferencia de que se conectan directamente al ordenador portátil. Se trata de dispositivos de pequeño tamaño que se insertan en el puerto USB del ordenador y que resultan más económicos que el router portátil, aunque calidad de red suele ser algo más inestable. También necesitarás usar una tarjeta SIM para que esté operativo.

Uno de los inconvenientes de estos dongles USB es que facilitan la conexión a internet de un único equipo, por lo que no te servirá para tener señal en varios como el móvil, el ordenador y la tableta. Pero si solo lo necesitas para el PC puede que sea tu mejor opción, pues resulta más barata que las otras.

5. Último recurso: encontrar redes públicas

Una última opción muy usada por los usuarios que necesitan Internet en cualquier lugar es hacer uso de redes públicas. Especialmente puede ser interesante si estamos en otro país. Muchas cafeterías y restaurantes tienen carteles de 'Wifi Gratis' con el nombre y contraseña de la red. 

Si te ves en apuros, puedes emplear un lugar de este estilo para conectarte. De hecho, en algunas ocasiones si ya has usado la red, no es necesario que entres al lugar en concreto, ya que la red llegará unos metros más lejos y podrás estar usando Internet solo estando cerca. 

Hay que tener en cuenta que la seguridad no siempre es la mejor. Hay que elegir correctamente a qué red conectarnos. En caso de necesidad, siempre podemos hacer uso de un servicio VPN. De esta forma nuestra conexión va cifrada y nuestros datos están a salvo.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento