Logo del sitio

Diseñan un hoverboard al estilo 'Regreso al futuro' con el que se puede flotar por la superficie de la Luna

La nave podrá aprovechar las condiciones naturales de la Luna para levitar.
La nave podrá aprovechar las condiciones naturales de la Luna para levitar.
MIT

Los ingenieros del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) han diseñado un vehículo flotante que podría usarse en la Luna. Mientras los intentos de crear un coche volador en la Tierra todavía no dan sus frutos, los investigadores del MIT han comprobado que en nuestro satélite natural no sería tan complicado.

De momento, todos los vehículos que actualmente pueden sobrevolar la superficie terrestre dependen de la atmósfera del planeta terrestre. En el caso de las alas de los aviones, por ejemplo, recurren al aire para generar sustentación; las hélices necesitan también el aire para generar empuje.

Por otro lado, los cohetes y naves espaciales no requieren de la atmósfera para propulsarse a sí mismos. Sin embargo, si se quieren volver a usar es importante reabastecerlos de combustible. Por ese motivo, cuando se quieren explorar sitios espaciales sin suficiente atmósfera para que sea posible volar sobre ellos, los ingenieros se ven obligados a emplear vehículos con ruedas.

Los rovers con ruedas soportan mucho descaste, ya que por lo general se mueven por terrenos áridos repletos de rocas. Aunque se desplacen muy despacio para evitar caídas, es inevitable que las ruedas terminen resientan.

A través de las investigaciones de la NASA en su exploración de Marte, consiguieron crear el helicóptero Ingenuity que se recarga con energía solar y puede sobrevolar el planeta vecino durante unos minutos. No obstante, su capacidad de desplazamiento es todavía muy limitada y, además, no es una opción para otros cuerpos celestes como la Luna.

En el satélite natural de la Tierra, la superficie está directamente expuesta al Sol. De este modo, en la Luna se acumula un campo eléctrico lo suficientemente fuerte como para que las partículas de polvo floten, de una manera similar a la que lo hace el pelo cuando frotas un globo en un jersey y, después lo aproximas a la cabeza.

A pesar de ello, una nave flotante no es lo mismo que el polvo de Marte, por lo que los ingenieros del MIT fueron más allá. Su idea ha sido “generar una fuerza relativamente grande entre el vehículo y el suelo” para que un vehículo de un kilo sea capaz de levitar sobre la Luna.

Según han explicado en su estudio, para que esto funcionase, necesitarían equipar al vehículo con propulsores de iones en miniatura que estén conectados a un depósito de sal fundida a temperatura ambiente. Al aplicar la sal fundida, los científicos cuentan que “los iones del líquido se cargan y se emiten como un rayo a través de las boquillas con cierta fuerza”.

En la Luna hay una sexta parte de la gravedad de la Tierra y los ingenieros del MIT calcularon que para que la nave levite se deberían agregar propulsores adicionales para disparar iones positivos. A través de esto, la carga eléctrica de nuestro satélite natural se incrementaría y se generaría una fuerza de empuje que levantaría al rover.

Los científicos del instituto realizaron una prueba en el laboratorio y los resultados obtenidos coincidieron con los esperados. El propósito de este estudio es diseñar un vehículo que aproveche las condiciones de los satélites naturales y asteroides para facilitar la exploración espacial al flotar sobre ellos.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento