¿Qué es la diverticulosis? Estas son sus causas, sus síntomas y su tratamiento

Sección de una diverticulosis en el colon ascendente.
Sección de una diverticulosis en el colon ascendente.
ED UTHMAN / WIKIMEDIA COMMONS

Con la edad, es normal que se vayan produciendo ciertas afecciones gastrointestinales. Una especialmente común es la diverticulosis, que afecta a casi la mitad de las personas de más de 60 años de edad.

¿Qué es la diverticulosis? ¿Cuál es su causa?

La diverticulosis consiste en la formación de unas pequeñas bolsas en el intestino grueso, que reciben el nombre de divertículos. Se trata de un problema común, cuya incidencia aumenta con la edad, hasta, como decíamos, afectar a casi la mitad de los mayores de 60 años. Se trata de un problema leve, pero en determinados casos puede complicarse y causar diverticulitis.

Las causas de este problema no están aún del todo clara, pero se cree que la principal podría estar en una dieta con bajo contenido de fibra. Por ello, es todo un ejemplo de la importancia vital que tiene cuidar nuestra nutrición.

¿Cuáles son sus síntomas?

En la mayoría de los casos la diverticulitis es asintomática, y de hecho se suele detectar accidentalmente cuando se exploran otros problemas (por ejemplo, con una colonoscopia para estudiar un posible cáncer de colon).

Sin embargo, en algunas personas si que puede provocar cólicos, hinchazón abdominal y estreñimiento; también, en situaciones raras puede aparecer sangrado diverticular, potencialmente grave.

La diverticulosis se puede complicar si uno o más divertículos se inflaman o infectan, en cuyo caso recibe el nombre de diverticulitis. Si esto ocurre, el paciente puede experimentar un fuerte dolor abdominal, generalmente (pero no siempre) en el lado izquierdo, y otros signos comunes son fiebre, náuseas, vómitos, escalofríos, cólicos y estreñimiento. En los casos más graves, la diverticulitis puede provocar hemorragia, desgarres u obstrucciones.

¿Cómo se trata?

No existe una cura para la diverticulosis, por lo que el tratamiento se centra en aliviar sus posibles síntomas y en prevenir la diverticulosis. Suele consistir en la adopción de una dieta rica en fibra, conjuntamente con la administración de suplementos de fibra, probióticos y ciertos medicamentos como la mesalazina.

El sangrado diverticular, si no se detiene por sí sólo, puede requerir el tratamiento quirúrgico, en la forma de una resección de colon (extracción de la parte afectada y unión de los dos extremos restantes).

Por su parte, la diverticulitis normalmente se trata con una dieta líquida, reposo y antibióticos orales. Sin embargo, si la condición progresa, puede ser necesaria la hospitalización, el uso de antibióticos intravenosos y la alimentación por vía.

Si se dan complicaciones de la diverticulitis (como abscesos, perforación del colon, peritonitis, fístulas u obstrucciones) pueden ser necesarios diferentes procedimientos quirúrgicos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento