Logo del sitio

¿Cuál es el nivel normal de plaquetas en los niños?

Una imagen de plaquetas que forma parte del estudio
Una imagen de plaquetas que forma parte del estudio
UMU - Archivo

El hemograma (es decir, el resultado de un análisis de sangre) es una herramienta fundamental de diagnóstico tanto en niños como en adultos que nos permite detectar muchos trastornos que de otra manera podrían pasar completamente desapercibidos.

Por ello, y aunque cualquier forma de diagnóstico o interpretación debe realizarla en todo caso un médico, puede ser útil conocer la información que nos dan sus distintos apartados, entre ellos el recuento de plaquetas.

¿Qué es el recuento de plaquetas? ¿Qué valor es normal en niños?

Las plaquetas son las células que permiten que la sangre se coagule cuando se produce una herida, cerrando la hemorragia. El recuento, por tanto, no es otra cosa que la concentración de estas células en la sangre.

En los niños, como en las personas adultas, los valores considerados normales son los que oscilan entre las 150.000 y las 400.000 por microlitro, a veces expresadas también por litro (serían 150 a 400 x 10⁹).

Una cantidad por encima de estos límites se denomina trombocitosis. Las causas pueden ser muy variadas, e incluyen la deficiencia de hierro, haber pasado por ciertas infecciones, traumatismos o cirugías recientemente, cáncer, determinados medicamentos, neoplasia proliferativa o extirpación del bazo.

Al margen de las complicaciones derivadas de la causa subyacente, la trombocitosis en sí misma entraña el riesgo de formación de coágulos (que pueden provocar problemas graves de salud) o, paradójicamente, de hemorragia excesiva.

Por el contrario, una cantidad demasiado baja se denomina trombocitopenia y puede estar causado por determinados tratamientos o por trastornos autoinmunes. La trombocitopenia aumenta el riesgo de sangrado excesivo o dificultad para frenar las hemorragias.

Como ya señalábamos, puede ser positivo conocer el significado de los distintos datos que nos proporciona el hemograma para orientarnos sobre posibles trastornos y para conocer el funcionamiento de nuestra propia salud y la de nuestros niños, pero es importante no sacar conclusiones precipitadas y dejar en todo caso que sea el médico quien realice el diagnóstico y en su caso prescriba el tratamiento que corresponda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento