Logo del sitio

Esto es lo que debes comer antes de ir al gimnasio para ganar músculo

Los huevos crudos no deberían calentarse en el microondas, ya que pueden explotar.
Los huevos son una fuente de proteínas, vitales para el entrenamiento.
UNSPLASH

Cuando estamos tratando de ganar masa muscular, necesitamos ajustar nuestra dieta de acuerdo al ejercicio intenso que esto requiere. Por ello, es muy importante prestar atención a lo que comemos antes de ir al gimnasio.

Las proteínas, el macronutriente principal

Los macronutrientes son las sustancias de la comida que nos proporcionan el principal aporte de energía, y que nuestro cuerpo necesita en grandes cantidades para funcionar correctamente. Hay tres principales: proteínas, carbohidratos y grasas.

De entre ellos, quizás en el que más deben centrarse las comidas antes de ir al gimnasio son las proteínas. Se trata de un elemento que es esencial para una amplia gama de funciones corporales, que incluyen la formación, el mantenimiento y la reparación de fibras musculares.

Es por esto que, si vamos a realizar ejercicios de fuerza que suponen mucho estrés para uno o varios grupos musculares concretos, ingerir una cantidad significativa puede ayudar a mejorar el rendimiento.

Y es que consumir comidas altas en proteínas puede aumentar considerablemente la cantidad de masa muscular adquirida por el ejercicio, ya que estimulan la tasa de crecimiento de los músculos.

Algunas comidas ricas en proteínas incluyen el pescado, el pollo, los frutos secos, las legumbres, los huevos o la soja.

Los carbohidratos, energía esencial

Los carbohidratos son una de las principales fuentes de energía para el cuerpo humano, por lo que consumirlos en cierta medida es vital antes de realizar ejercicios intensos. Sin embargo, si cabe mencionar que las cantidades deben ser mayores para los ejercicios cardiovasculares o de resistencia, más que para los ejercicios de fuerza.

Existen dos tipos principales: los simples y los complejos. Los primeros se metabolizan más rápido, dando lugar a un incremento más súbito de la energía, mientras que los segundos son una fuente de energía a más largo plazo. Para los ejercicios de fuerza, estos últimos son los más deseables.

Algunos alimentos en los que encontramos este tipo de nutrientes son el brócoli, las patatas dulces, la pasta integral, las legumbres, el arroz integral, la avena o el pan integral.

Si también queremos incluir algunos carbohidratos simples en nuestra comida antes del entrenamiento, una buena manera es con frutas como el plátano, que además nos aportan otros elementos tales como el potasio.

Grasas, beneficiosas con moderación

Tradicionalmente, tendemos a pensar en las grasas como algo a evitar completamente. Pero, y si bien es cierto que debemos abstenernos de dietas demasiado altas en grasas porque resultan más difíciles de digerir que los carbohidratos o las proteínas, incluir una cierta cantidad de ellas en nuestra alimentación no deja de ser importante.

Particularmente, hay que tener en cuenta que no todos los tipos de grasas son iguales ni tienen el mismo efecto en nuestro cuerpo. Antes de los entrenamientos y en general, sí debemos evitar las grasas saturadas.

Algunas grasas beneficiosas, no obstante, las podemos obtener de alimentos como el aguacate, los frutos secos y las semillas o el aceite de oliva.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento