Cómo influye el Yin yoga en el descanso y sueño profundo

Aunque depende de la frecuencia de uso y del tipo de ejercicios, la realidad es que cambiarla una vez al año será el promedio de este tipo de productos.
Es un tipo de yoga restaurativo y pasivo para favorecer el descanso.
Pixabay/StockSnap

El yoga es una práctica ideal que nos ayuda a mejorar nuestra salud física, mental y emocional para lograr un equilibrio entre el cuerpo y la mente. Pero, ¿qué estilos son los más populares? ¿Cuál favorece más la relajación? Puede que el tipo más frecuente que se practica en Occidente sea el Hatha yoga, que combina asanas (posturas corporales) y técnicas de pranayama (ejercicios de respiración consciente) junto con la meditación.

Del Hatha yoga tradicional han aparecido multitud de estilos, como el Vinyasa, el Kundalini, el Asthanga, el yoga Nidra, el Bikram yoga o el Yin yoga, entre otros. Este último se engloba dentro del grupo de estilos restaurativos o relajantes, ya que está especialmente enfocado a los días en los que más necesitamos descansar, desconectar de las preocupaciones, aliviar la tensión y el estrés.

Profundiza en la postura y estimula la energía

"El Yin yoga es un estilo pasivo del Hatha Yoga, compuesto por posturas que se mantienen de manera relajada de tres a cinco minutos", explica la profesora de  Vinyasa yoga, Xuan Lan, autora del popular canal de YouTube que lleva el mismo nombre. En este sentido, la principal diferencia de este tipo de yoga es que "trabaja los niveles más profundos del cuerpo, corazón y mente". 

Aunque sea un estilo de yoga considerado "pasivo" no quiere decir que no ofrezca grandes beneficios para la salud, ya que mantener una postura durante varios minutos requiere un esfuerzo extra y un nivel de concentración mental más profundo. "En este último punto, se trabajan los meridianos utilizados en acupuntura según la medicina tradicional china y oriental", añade.

Uno de los principales beneficios de esta práctica es que, al estar durante un tiempo más prolongado en cada postura y no ser tan dinámico, nuestra mente puede profundizar más y estimular la energía. De esta manera se alcanza un nivel más elevado de calma y relajación. "Un estado que nos ayuda a tener el cuerpo y la mente preparados para entrar en la meditación", detalla Lan.

Mejora la flexibilidad y favorece la concentración

Además de fomentar la calma y la relajación, otro de los beneficios del Yin yoga es que aumenta la flexibilidad. "Al mantener una postura durante un periodo de tiempo más largo, se estiran los tejidos más profundos del cuerpo, como los tendones y los ligamentos. Esto aumentará la flexibilidad general y mejorará la circulación", explican en la escuela de yoga internacional Arhanta Yoga.

Las secuencias de asanas o posturas que se suceden durante una práctica completa de Yin yoga tratan de activar los canales de energía del cuerpo y "cuanto más tiempo sostengas una pose, más podrás soltar las tensiones", añaden.

"Se trata de mantener la quietud y movernos lentamente entre postura y postura", indica al respecto la profesora de yoga, Lucía Liencres. Así, esta práctica "relaja el sistema nervioso central", es el "complemento perfecto para la práctica de yoga más activa o deportes de gran actividad" y podemos practicar una sesión "en momentos de cansancio o estrés", subraya.

Asimismo, "te permite estar en el aquí y el ahora al tratarse de una práctica regeneradora y con el mínimo esfuerzo muscular". El Yin yoga trata de impulsar el 'prana', una palabra en sanscrito que quiere decir "energía vital". Por otro lado, favorece la concentración y ayuda a mejorar "la conciencia corporal". 

Por ello, el Yin yoga es la práctica idónea antes de ir a dormir, sobre todo ante episodios de tensión, estrés o ansiedad, ya que nos ayudará a concentrarnos en el momento presente y a entrar en un profundo estado de relajación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento