Los beneficios de entrenar la atención plena para la salud: cómo ser capaces de desconectar de las preocupaciones excesivas

Temblores en los ojos y tics, los problemas oculares más comunes cuando se padece estrés.
La atención plena es una habilidad psicológica que se puede entrenar.
CLÍNICA BAVIERA

Desconectar la mente, evadirnos de las preocupaciones excesivas y de la nube de pensamientos que muchas veces genera agobio, episodios de estrés e incluso ansiedad. En muchas ocasiones, el ritmo acelerado en la sociedad actual nos impide centrarnos en el momento presente y observar las diversas situaciones a las que nos enfrentamos desde una perspectiva consciente. 

La atención plena es una habilidad que "permite tomar contacto con nosotros mismos, con nuestras experiencias privadas -como pensamientos, sentimientos o recuerdos- y con lo que nos rodea de una forma especial: en el presente, de forma intencionada, sin juzgar y con apertura", explica a 20minutos la psicóloga sanitaria y terapeuta contextual, Marina Bazaga.

¿Qué permite la atención plena? ¿Se puede dejar la mente en blanco?

Las preocupaciones excesivas y la incapacidad para gestionar los pensamientos o sentimientos ante determinadas situaciones dificulta el bienestar emocional, pero permanecer enredados en un mismo problema no va a producir un cambio e incluso puede afectar a nuestra salud.

Entrenar la atención o conciencia plena permite crear una distancia oportuna "para poder observar nuestros propios pensamientos y sentimientos como lo que son, y así poder comportarnos basándonos en lo que es importante", añade la experta. 

De esta manera, podremos permitirnos "experimentar el malestar y, a pesar de ello, permanecer conectados a lo verdaderamente importante, en el presente" en lugar de pensar en lo que puede pasar en el futuro o en lo que ya ha pasado y no es posible cambiar.

Sin embargo, el término de atención plena es entendido a veces como no pensar, dejar la mente en blanco o pensar únicamente en positivo, pero esto es "bastante difícil teniendo en cuenta cómo funciona nuestro comportamiento y nuestra capacidad de pensar, que está constantemente en marcha y asociando ideas". Por ello, no es posible dejar la mente en blanco, sino más bien "entrenar nuestro foco de atención para llevarlo en la vida diaria a lo que tenga sentido para nosotros", recalca la experta en psicología.

"No dejarnos arrastrar por toda esa marea de pensamientos que a veces experimentamos".

¿Cuáles son los beneficios y cómo repercute en el bienestar?

A nivel general, ser capaces de centrar nuestra atención en el "aquí y ahora" puede brindarnos la oportunidad de elegir a qué queremos atender para "no dejarnos arrastrar por toda esa marea de pensamientos que a veces experimentamos".

Por ello, la atención plena aporta más capacidad "para elegir qué cosas queremos hacer y de qué manera, porque somos los dueños de nuestra vida". Asimismo, ofrece una mayor habilidad para "enfrentar situaciones adversas o de incertidumbre" al ubicarnos en el momento y no pensar en un futuro "que todavía no es accesible". 

Otro de los beneficios para la salud destacados por la psicóloga Marina Bazaga es que puede mejorar la regulación de la activación fisiológica, esto es, "lo que se siente por ejemplo con la ansiedad". Y, además, sirve como prevención ante el desarrollo de posibles problemas psicológicos "porque en la base de muchos está el pensar en exceso".

¿Es posible desconectar de las preocupaciones excesivas?

Aunque sea complejo, lo primero que hay que hacer para evitar que las preocupaciones te paralicen es "identificar que estamos teniendo un pensamiento o una preocupación concreta y ponerle nombre"

El segundo paso sería observar "que estamos enredados en esto y que llevamos un rato pensando sobre un tema del que seguramente han venido más preocupaciones", detalla. Además, ser conscientes de que haciendo esto "estamos dejando de poder atender otras cosas". Una vez identificado, hay que intentar "visualizar estos pensamientos a cierta distancia" para poder practicar "una postura de observación"

El objetivo de todo esto no es borrar o eliminar de la mente ese pensamiento o esa preocupación, sino "poder llevar tu atención y redirigir el foco a aquella tarea que tengas que llevar a la práctica o a aquellas condiciones del entorno que te ayuden a seguir ubicado en lo que requiera tu atención".

Mindfulness y otras claves para entrenar la atención plena

El mindfulness es una de las técnicas que se pueden introducir en la rutina diaria para entrenar esta capacidad atencional con el objetivo de "identificar nuestros pensamientos y sentimientos como lo que son y de los que solo el sujeto es consciente". Por tanto, mindfulness no significa dejar la mente en blanco, ni buscar una relajación plena o la calma, sino que es una técnica para entrenar la cualidad de la atención plena. 

En este sentido, una de las recomendaciones principales es intentar no trabajar mucho en multitarea y "no hacer demasiadas cosas a la vez". Esta es una buena forma de comenzar a entrenar la atención plena al "estar alineados con la situación en la que nos encontramos". Es decir, si estamos trabajando, estamos trabajando y si estamos cocinando, estamos cocinando. 

"Muchas veces lo que nos suele pasar es que estamos físicamente en un sitio, pero no estamos presentes".

"Esto no siempre es posible por la connotación de nuestra vida, pero todo lo que podamos llevar nuestra atención a lo que estamos haciendo, más que anticipar constantemente el futuro o repasar el pasado nos va a ayudar mucho más a enfrentar las demandas de la situación actual", indica Marina Bazaga. 

Por otra parte, otra de las claves es permitirnos "bajar la velocidad y el ritmo habitual", el que ponemos en marcha para ducharnos, para vestirnos o para comprar, por ejemplo. "Normalmente hacemos esto de manera automática y es una gran ventaja, pero en las primeras prácticas para aprender a ser más conscientes de cada situación puede ayudar ir a una velocidad distinta". 

Así, podremos estar más conectados con nuestros movimientos, con las sensaciones, los olores, los colores del entorno y fijarnos más en cada detalle. "Muchas veces lo que nos suele pasar es que estamos físicamente en un sitio, pero no estamos presentes". Por eso, hablar de alinear la atención hace referencia a que "nuestra conducta está bajo control y atendiendo". 

Una de las prácticas formales para entrenar esta atención consciente es la meditación al poner en marcha ejercicios concretos "donde te sientas a notar la respiración y el vaivén de tus pensamientos". Según los expertos de la Clínica Mayo, la evidencia general confirma la utilidad de la afección para afecciones como el estrés, la ansiedad, la depresión, el insomnio o la hipertensión. Así, puede contribuir a "tener pensamientos y emociones de mayor equilibrio y aceptación", destacan.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento