"Prematuro", una "hipótesis": dudas de los expertos ante el estudio que afirma haber 'descifrado' el trombo por vacuna

Sangre
El principal síntoma de la enfermedad son las hemorragias
GTRES

Un nuevo estudio que aborda la formación de trombos entre las personas vacunadas con AstraZeneca y Janssen está acaparando la conversación entre la comunidad científica este jueves por la mañana. Tras leerlo casi con las legañas todavía, muchos son los que cuestionan lo que plantea el equipo dirigido por el alemán Rolf Marschalek, que al final, dicen, es una "hipótesis".

El 'preprint' -sin revisar por pares- se publicó este miércoles en Research Square, y sugiere que "variantes de la proteína 'Spike'" del SARS-CoV-2, el virus causante de la covid-19, que se quedarían "disueltos" fuera de las células "pueden iniciar efectos secundarios graves cuando se unen a los receptores ACE2 en los vasos sanguíneos".

Sin embargo, esto es "una hipótesis", tal y como están advirtiendo los especialistas en biología molecular al leer el trabajo. Así lo corrobora la inmunóloga del Instituto de Salud Global de Barcelona, Adelaida Sarukhan, que advierte de que lo que este equipo ha probado "en líneas celulares en el laboratorio" es que la proteína 'Spike' o 'S' codificada en un adenovirus "puede generar ARN más corto que a la vez genera proteína 'S' soluble", explica.

La científica puntualiza que a partir de esta observación, el equipo alemán sugiere que esta sea la causa de los trombos muy raros detectados entre las personas vacunadas con AstraZeneca o Janssen, que son las vacunas basadas en adenovirus autorizadas hasta el momento en EE UU y Europa. La vacuna rusa Sputnik también utiliza este vector viral "pero hay menos transparencia y menos gente" a la que se le ha administrado, comenta Sarukhan.

Respecto a estas vacunas basadas en adenovirus, la inmunóloga recuerda que para que la secuencia de ADN acabe en proteína 'S' tiene que pasar por el paso intermedio de ARN, es decir, "no se pasa de ADN a proteína directamente sino que el ADN se tiene que transcribir en ARN y luego se traduce en proteína".  Cuando el ADN que porta el adenovirus entra al núcleo celular -prosigue-, se transcribe a ARN, "y es en esta fase de transcripción de ADN a ARN donde proponen que se puede generar ARN más corto, lo que ellos llaman 'splices' -empalmes o uniones- cortados".

El nuevo estudio propone que ese corte en el ARN se traduzca en proteína 'Spike' pero sin la región transmembranal -la proteína 'S' normalmente se queda anclada en la membrana de la célula porque tienen un fragmento que se llama transmembranal que es lo que le ancla en nuestra membrana-. Los investigadores alemanes han visto que "este ARN cortado puede producir proteína 'S' sin esta región transmembranal y, al no tenerla, su destino es ser secretada por las células y acaba en el espacio extracelular y entra en la circulación más fácilmente. Y proponen que esta proteína 'S' circulante se puede pegar a los receptores ACE2 y activar la cascada que provoca los trombos", explica la inmunóloga.

Del mismo modo lo explica su colega la inmunóloga del CSIC Matilde Cañelles: "Estas vacunas dirigen el ADN hacia el núcleo de las células y, al estar en el núcleo, se producirían proteínas mutantes, un poco cortadas, que, en lugar de pegarse a la superficie de las células -que es lo que suele pasar con las proteínas que producen las vacunas-, a algunas de ellas les faltaría la parte que les permite pegarse a las células y se quedarían solubilizadas, es decir, que saldrían de las células y se podrían pegar a células de la zona de los vasos sanguíneos, lo cual llegaría a producir los trombos".

Dudas que se plantean

"Pero es todo una hipótesis", advierten ambas científicas. "No quiere decir que no sea cierto, pero tienen que probar que sea así. A mí me parece poco probable que se generen cantidades de proteína 'S' tan elevadas como para producir esto. He visto que ahí está la duda", señala Sarukhan.

Por su parte, la experta del CSIC subraya que le parece "muy prematuro" decir que esto prueba directamente el mecanismo de los trombos "porque no lo prueban, lo hacen en líneas celulares y no han demostrado la presencia de estas proteínas solubles en pacientes, habría que someterlo a más estudios".

Si esta teoría fuera cierta, querría decir que "probablemente estas mismas personas en las que se producen trombos tras la vacunación, también se producirían trombos si pasaran la covid-19"

Cañelles agrega que si esta teoría fuera cierta, querría decir que "probablemente estas mismas personas en las que se producen trombos tras la vacunación, también se producirían trombos si pasaran la enfermedad de la covid-19".

De hecho, los investigadores han denominado a este mecanismo "Síndrome de imitación de la covid-19 inducida por la vacuna" (VIC19M, por sus siglas en inglés).

Cabe mencionar que este "interesante" trabajo plantea una discusión "adicional y no mutualmente exclusiva", por lo que complementaría a las investigaciones realizadas por el equipo del también alemán Andreas Greinacher, que están "más avanzadas en cuanto a grado de evidencia" puesto que ellos sí han demostrado la presencia de anticuerpos en los pacientes. Estos científicos, que han denominado esta reacción como 'síndrome de trombocitopenia trombótica inducida por la vacuna' (VITT, por sus siglas en inglés), creen que algo en la vacuna interactúa con una proteína de las plaquetas llamada factor plaquetario 4 (PF4), lo cual desencadena una reacción autoinmune.

¿Cuánto tiempo costaría modificar las vacunas?

Si la teoría de que estos trozos de ARN que se quedan "solubilizados" son los desencadenantes de los trombos fuera cierta, entonces "sí se podría solucionar" para evitar futuros posibles casos de estos efectos adversos muy graves de las vacunas de AstraZeneca y Janssen. "Basta con modificar un par de codones, es decir, un par de bases en el ADN de la proteína 'S' para que no ocurra 'splicing'. Si es cierto, se puede arreglar, lo cual es bueno. Pero la cosa es si es cierto", mantiene la experta.

La "gran ventaja" de las vacunas basadas en adenovirus y en ARN mensajero es que es "relativamente rápido" modificarlas. "Sería cuestión de días o semanas. Luego habría que producirlo", señala la inmunóloga del ISGlobal de Barcelona, centro impulsado por la Fundación "la Caixa".  

Respecto a si haría falta realizar de nuevos ensayos clínicos de las vacunadas modificadas, Sarukhan cree que estos serían más "ágiles" con las fases uno y dos, pero "probablemente no" sería necesaria la fase 3, que es la que define la dosis y la pauta en humanos. "Es una de las grandes cuestiones que ha estado sobre la mesa, puesto que el vector es el mismo y básicamente es la misma proteína", reconoce.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento