Por qué el melanoma ya no provoca la mayoría de muertes por cáncer de piel

La incidencia de los cánceres de piel está aumentando en todo el mundo, y los no-melanomas son en la actualidad los causantes de la mayoría de fallecimientos.

Una mujer tomando el sol.
La exposición acumulada a la luz solar es un factor de riesgo importante para el cáncer de piel
Getty Images/iStockphoto
Una mujer tomando el sol.

Los casos de cáncer de piel están aumentando drásticamente; sin ir más lejos, sólo en España se han incrementado en un 40% en los últimos cuatro años, según señala el Libro Blanco del Cáncer de Piel que edita la Academia Española de Dermatología y Venereología.

Dentro de esta clase amplia, hay un tipo concreto que siempre ha sido responsable de la mayoría absoluta de los fallecimientos: el melanoma. Sin embargo, un nuevo estudio, presentado en el Congreso 2023 de la Academia Europea de Dermatología y Neurología y de cuyos resultados se hace eco el portal especializado Medical News Today, ha reportado que en la actualidad la situación se ha revertido y en el mundo se producen más muertes por cánceres de piel no-melanoma que por melanomas.

Un aumento en la incidencia

Como apunta dicho trabajo, es importante tener en cuenta que aunque en términos relativos los cánceres de piel no-melanoma tienen una letalidad muy inferior a la de los melanomas, su incidencia combinada es mucho mayor que la de estos.  En el año 2020, que es cuando se recogieron los datos para este trabajo, los no-melanomas suponían el 78% de todos los cánceres de piel, y provocaron 63.700 muertes en todo el mundo frente a las 57.000 de los melanomas.

Existen algunas razones que explican este aumento de la incidencia de los no-melanomas a nivel mundial. Por un lado, la población mundial está envejeciendo, y la edad es un factor de riesgo importante en esta clase de neoplasias; si tenemos en cuenta que exposición acumulada a la radiación ultravioleta representa el principal desencadenante de esta clase de tumores, es lógico que a medida que aumenta la edad de las personas la probabilidad de que aparezcan sea mayor.

No obstante, también debemos tener en cuenta el factor medioambiental: fenómenos como el agotamiento de la capa de ozono favorecen una mayor penetración de la radiación ultravioleta solar hacia la superficie de la tierra, lo que también se traduce en un aumento del riesgo de padecer cáncer de piel.

¿Qué son los cánceres de piel y cómo se tratan?

Los no-melanomas son formas de cáncer de piel que se desarrollan lentamente en las capas superiores de la piel. Algunos tipos comunes son el carcinoma de células basales o el carcinoma de células escamosas. Se trata de tumores que tienen menos probabilidades que el melanoma (un cáncer en las capas inferiores de la piel) de extenderse a otras áreas del cuerpo y que, en principio, se tratan más fácilmente.

De hecho, este tipo de neoplasias suele tratarse desde las consultas de dermatología, y sólo se remite a los pacientes a servicios de oncología si el tumor es profundo o se ha extendido a otras áreas del cuerpo.

Existen dos opciones quirúrgicas para la eliminación de esta patología: la escisión, en la cual se elimina todo el área de la piel en la que se encuentra el tumor (y también se toma una biopsia para comprobar que efectivamente no quedan células tumorales en el tejido) y la cirugía de Mohs, un procedimiento que va eliminando capas de la piel y comprobando en cada caso la presencia de células cancerígenas.

Además, existen algunos métodos no quirúrgicos que también se pueden aplicar al tratamiento de estas enfermedades, con grados variados de eficacia.

Referencias

Eileen Bailey. Why non-melanoma skin cancer is now more deadly than melanoma worlwide. Medical News Today (2023). Consultado online en https://www.medicalnewstoday.com/articles/why-non-melanoma-skin-cancer-is-now-more-deadly-than-melanoma-worldwide el 11 de octubre de 2023.

¿Quieres recibir los mejores contenidos para cuidar tu salud y sentirte bien? Apúntate gratis a nuestra nueva newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento