Desvelan el 'secreto' del sistema inmune para vivir más de 100 años

Manos de una persona mayor.
Manos de una persona mayor.
Getty Images/iStockphoto
Manos de una persona mayor.

La esperanza de vida a nivel global no deja de crecer, y con ella el número de personas centenarias: afortunados que logran vivir más de un siglo. De hecho, existen proyecciones que prevén que en 2050 existan 3,7 millones de centenarios en todo el mundo.

Sin embargo, cuando analizamos desde un punto de vista científico tales longevidades, los factores que explican el incremento en la esperanza de vida se vuelven insuficientes. Los investigadores aún no comprenden del todo qué es lo que permite que algunas personas alcancen estas edades mientras que la mayoría de los humanos tiene vidas más cortas.

Actividad y composición celulares únicas

Ahora, un trabajo llevado a cabo por investigadores del Centro Médico Tufts y de la Escuela Universitaria de Medicina de Boston ha buscado ayudar a responder a esta pregunta y ha encontrado que los centenarios poseen una actividad y una composición celulares únicas, que les otorgan un sistema inmune altamente funcional que les permite vivir más tiempo. Según argumentan estos autores, este descubrimiento podría sentar las bases para el desarrollo de terapias para un envejecimiento saludable.

Según publican en la prestigiosa revista científica Lancet eBioMedicine, la iniciativa de investigar el sistema inmune de estas personas parte del hecho de que, en condiciones normales, con la edad se producen cambios en el sistema inmune que pueden contribuir a las enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

Para ello, tomaron muestras de sangre de siete centenarios participantes en el Estudio de Centenarios de Nueva Inglaterra y llevaron a cabo una técnica de secuenciación genética llamada secuenciación de célula única en un tipo de células inmunes llamadas células mononucleares periféricas de la sangre. Luego cotejaron estos resultados con las células analizadas en personas más jóvenes de la misma forma.

Adicionalmente, tomaron el mismo tipo de células y exploraron las diferencias en los patrones de expresión (la 'materialización' de la información contenida en los genes) a través de diferentes edades.

Genes que no cambian

Este análisis revelo cambios composicionales y transcripcionales en las células específicos de los centenarios que reflejaban una respuesta inmune normal. También encontraron que los centenarios mostraban firmas de tipo de células concretas tanto en los genes relacionados con los cambios relacionados con la edad como en los genes expresados únicamente en los centenarios.

Es decir, que lo más sorprendente, argumentan, es encontrar que los niveles de expresión de determinados genes no cambiaban en los centenarios, pese a que en la mayoría de la población se trata de genes con niveles de expresión muy dependientes dela edad.

Por una parte, afirman, esto puede ayudar a identificar los mecanismos protectores que median en las longevidades extremadamente largas, a medida que se identifiquen las funciones de estos genes. Por otra, puede ofrecer claves para el desarrollo de agentes terapéuticos para lograr un envejecimiento más sano.

Referencias

Tanya T. Karagiannis, Todd W. Dowrey, Carlos Villacorta-martin, Monty Montano, Eric Reed, Anna C. Belkina et al. Multi-modal profiling of peripheral blood cells across the human lifespan reveals distinct inmune cell signatures of aging and longevity. The Lancet eBioMedicine (2023). DOI: https://doi.org/10.1016/j.ebiom.2023.104514.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento