Qué es el arsénico inorgánico: el arroz, granos y agua, en el punto de mira por su concentración

Arroz
El arroz, los cereales y el agua contribuyen a la exposición al arsénico en la dieta.
Freepik

El arsénico es un metal pesado que se origina como consecuencia de fenómenos naturales, como erupciones volcánicas o incendios, o por la actividad humana, esto es, por las emisiones del sector industrial o en la producción de energía a partir de combustibles fósiles, tal y como explican desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Por ello, este metal está en el medioambiente y puede ingresar en el organismo a través de la ingesta de agua y determinados alimentos. En este sentido, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) ha publicado recientemente un estudio recogido por la OCU que demuestra que el arroz, los cereales y el agua "son los alimentos que más contribuyen a la exposición al arsénico en la dieta".

¿Cuál es la diferencia entre el arsénico orgánico y el inorgánico?

En primer lugar, el arsénico puede presentarse de forma orgánica, que es la menos tóxica, o de forma inorgánica. El Centro Internacional de Investigaciones sobre Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) clasifica este último como cancerígeno para los seres humanos. 

Como destaca la OCU, el arsénico inorgánico puede provocar efectos adversos en la salud y producir una intoxicación agua o crónica, cuyos síntomas son los siguientes:

  • Intoxicación aguda: puede provocar vómitos, dolor de abdomen o esófago y diarrea sanguinolenta.
  • Intoxicación crónica: el arsénico se acumula y puede provocar alteraciones en la piel, problemas de riñón, daños hepáticos o en el sistema digestivo, diabetes, neurotoxicidad, patologías cardiovasculares, problemas de desarrollo o cáncer de piel, vejiga o pulmón.

¿Hay que reducir el consumo de estos alimentos?

Las nuevas recomendaciones de la EFSA sobre la exposición dietética crónica al arsénico inorgánico establecen los límites de ingesta máximos para evitar efectos perjudiciales para la salud. Esto no quiere decir, recuerda la OCU, que no se deban consumir estos alimentos porque son básicos en la dieta y el agua es vital. 

Por tanto, "no se trata de alarmar, pero sí de ser conscientes de los riesgos que puede entrañar consumir sistemáticamente elevadas cantidades de un determinado alimento o grupos de alimentos", advierte la OCU. De esta manera, su recomendación es no abusar de ningún alimento y llevar a cabo una dieta variada y equilibrada para evitar riesgos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento