El largo camino para eliminar el cáncer de cuello del útero: solo el 15% de las menores del mundo están vacunadas

  • Este jueves 4 de marzo se celebra el Día Internacional de la concienciación del VPH.
  • Entre el 75% y el 80% de las personas sexualmente activas podría contagiarse de este virus.
Una niña recibe la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) en un Centro de Salud de Alicante, en una imagen de noviembre de 2008.
Una niña recibe la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) en un Centro de Salud de Alicante, en una imagen de noviembre de 2008.
EFE

Erradicar el cáncer de cérvix o de cuello uterino a nivel mundial es posible gracias a la vacunación contra el virus del papiloma humano (VPH), causante de la enfermedad, pero el camino hasta lograrlo aún es largo, pues solo un 15% de las menores del mundo están vacunadas.

Así lo refleja un estudio realizado por el equipo de infecciones y cáncer del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) y del Instituto Catalán de Oncología (ICO), en colaboración con la OMS y UNICEF, que ha analizado el ritmo de vacunaciones en todo el mundo y ha determinado que, aunque todavía queda mucho camino y retos por delante, hay unos pocos países que ya han conseguido el objetivo de inmunizar al 90% de las niñas.

Según el informe, publicado en la revista Preventive Medicine este jueves 4 de marzo, cuando se celebra el Día Internacional de la concienciación del VPH, un total de 107 de los 194 países del mundo, un 55%, han iniciado planes de vacunación contra el papiloma, aunque solo un 6% de ellos han alcanzado el objetivo de inocular al 90% de las niñas, y por ahora solo se habría conseguido inmunizar al 15% de las menores de todo el mundo. 

El cáncer de cuello uterino supone un problema grave de salud pública, es el cuarto cáncer más frecuente entre las mujeres y se estima que en 2020 en el mundo se diagnosticaron más de 600.000 casos, y 340.000 mujeres murieron a consecuencia de este cáncer.

Virus de transmisión sexual

Casi el 99% de los casos están relacionados con la infección del virus del papiloma humano, que se transmite por contacto sexual y, aunque normalmente se resuelve espontáneamente sin causar síntomas, la infección persistente puede acabar causando cáncer.

Aun así, este es un cáncer que se puede prevenir mediante la vacunación contra el VPH y el cribado y se puede combatir siempre que se detecte precozmente y haya acceso al tratamiento. 

Para impulsar la vacunación a nivel mundial, la OMS ha lanzado la Campaña de Eliminación del Cáncer de Cuello Uterino, que marca el objetivo de lograr que en 2030 un 90% de las menores de 15 años de todo el mundo estén inmunizadas, que un 70% de las mujeres participen en cribados al menos dos veces en la vida, y que el 90% de las mujeres diagnosticadas con lesiones precancerosas y cáncer de cuello uterino puedan acceder a un tratamiento eficaz.

De lograr estas metas, el cáncer de cuello uterino se convertiría en el primer cáncer eliminable como problema de salud pública.

Dos factores clave

El informe del IDIBELL, liderado por la doctora Laia Bruni, indica que hay dos factores clave a tener en cuenta para analizar el estado de las vacunaciones a nivel global: los países que han incorporado la vacuna del VPH en sus planes de vacunación y la proporción de niñas que se ha logrado vacunar en estos países.

Aunque más de la mitad de los países del mundo -107 de los 194- ya han iniciado planes de vacunación, la cobertura alcanzada aún es muy discreta: Solo el 6% de los países ya han logrado el objetivo de vacunar al 90% de las niñas, el 21% de los países han llegado a una cobertura superior al 75%, y el 40% de los países tienen una cobertura del 50% o inferior.

En concreto, son cinco los países que ya han alcanzado el objetivo de la OMS de inmunización contra el VPH: Turkmenistán, con una cobertura del 99%; México, con el 95%; Ruanda, con el 94%; Noruega, con el 91%; y Brunei, con el 90%. 

A escala local, en Cataluña se han vacunado más del 80% de las niñas, mientras que en España la cifra supera el 70%. En este sentido, a escala global se habría conseguido vacunar a un 15% de las niñas.

Aunque pueda parecer una cifra discreta, Bruni subraya que se debe tener en cuenta que países con un elevado peso poblacional, como India, China o Nigeria, no han iniciado la vacunación, lo que hace disminuir mucho el porcentaje global. 

"No será fácil y hay muchos retos, tanto a nivel global, por ejemplo con la producción y suministro de las vacunas, como a nivel de los países, por la financiación o las reticencias vacunales. Pero sabemos que alcanzar un 90% de cobertura de vacunación es posible, 5 países ya lo han conseguido", ha enfatizado.

Piden vacunar también a los niños

Los profesionales médicos han reiterado la conveniencia de extender también a los niños la vacunación contra el virus del papiloma humano (VPH), porque este virus también está relacionado con el 40% de cáncer de pene. Además es responsable del 5% de los cánceres que pueden ser diagnosticados tanto a hombres como a mujeres a lo largo de su vida.

Se estima que entre el 75% y el 80% de las personas sexualmente activas podría contagiarse del mismo algún momento de su vida si no se toman las precauciones adecuadas. Así lo han puesto de manifiesto Jesús de la Fuente, jefe de Ginecología del Hospital Infanta Leonor de Madrid; Mar Ramírez, ginecóloga del Hospital Clínico San Carlos, y Federico Martinón-Torres, jefe de Pediatría del Clínico Universitario de Santiago. 

En una rueda de prensa telemática con ocasión del día internacional del VPH, que se celebra el 4 de marzo, los tres especialistas han recordado que el virus es el responsable de, aproximadamente, el 100% de los cánceres de cuello de útero, motivo por el cual las estrategias preventivas tradicionales se han centrado sobre todo en las mujeres.

En este encuentro con los medios, organizado por la compañía biofarmacéutica MSD, han recordado que ya hay 42 países en el mundo que han incorporado a sus sistemas sanitarios esta vacuna también para niños. 

En España está incluida solo para niñas y adolescentes, hasta los 18 años, aunque algunas comunidades autónomas han ampliado la edad hasta los 26, y también para ciertos grupos de riesgo. Se trata, han dicho, del virus de transmisión sexual más prevalente y también más desconocido y su peligrosidad radica en que es un virus silencioso que no da la cara.

Las tres vacunas que hay actualmente en el mercado, han asegurado, son seguras y eficaces, a pesar de que y debido a bulos del pasado, aún hay una parte de la población que desconfía

Mostrar comentarios

Códigos Descuento