Enfermedades infecciosas que es mejor no tener a partir de los 20 años

Una vacuna, en una imagen de archivo.
Una vacuna, en una imagen de archivo.
HOTLI SIMANJUNTAK / EFE

Una investigación realizada por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres sugiere que el sistema inmune podría perder capacidad de defensa ante determinadas infecciones antes de lo que se creía

El equipo de expertos y expertas ha realizado la primera revisión sistemática de cómo la edad está relacionada con la gravedad de las enfermedades infecciosas tras analizar datos de 32 enfermedades diferentes provocadas por virus y bacterias

Uno de los principales resultados del estudio, tal y como recoge Infosalus, refleja que la gravedad de la mayoría de infecciones es más reducida en la infancia, de los cinco a los 14 años, mientras que es mayor en adultos jóvenes de 20 años para determinadas enfermedades como el sarampión, la poliomielitis, el VIH, la tuberculosis, la fiebre tifoidea o la meningitis meningocócica. 

El análisis, publicado en la revista Scientific Data, sugiere que "el envejecimiento inmunológico puede comenzar en los adultos jóvenes", con las consecuentes implicaciones para la "comprensión de la resistencia a las infecciones, la programación óptima de vacunas, el diseño de fármacos y las políticas de protección de la salud a lo largo de la vida", explican los autores

La respuesta inmunológica podría disminuir en adultos jóvenes

Las enfermedades infecciosas que tienen un riesgo más elevado de generar complicaciones graves a partir de los 20 años de edad, según los resultados del estudio, son las siguientes: ébola, meningitis meningocócica, cólera, escarlatina y fiebre de Lassa. Por otro lado, algunas tuvieron "un aumento más lento de la gravedad después de la infancia", como la gripe estacional, la brucelosis y la infección aguda por hepatitis B.

Los recién nacidos y las personas mayores de 65 años son, por lo general, especialmente vulnerables a las enfermedades infecciosas debido al debilitamiento del sistema inmune. No obstante, "se sabe poco sobre cómo cambia la respuesta a la infección entre estos extremos de edad", destaca la autora principal del estudio, la profesora Judith Glynn.

Los resultados del estudio revelan que la respuesta inmunológica máxima se alcanza en la edad escolar "y luego comienza a disminuir mucho antes de lo que se cree actualmente, desde los 15 años en algunos casos". 

De esta manera, "el hallazgo de que el envejecimiento inmunológico podría comenzar tan pronto podría ser un catalizador de nuevos enfoques muy necesarios sobre cómo se diseñan y programan los medicamentos y las vacunas, aunque esta resistencia a la infección podría atribuirse a otros aspectos fuera de la función inmunológica", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento