¿Quieres tomar algo refrescante? Haz con los niños esta tarta helada de mango

La tarta helada de mango es un postre muy refrescante.
La tarta helada de mango es un postre muy refrescante.
Dilyara Garifullina (Unsplash)

Si durante el confinamiento fuisteis de los que siempre teníais apuntado en la lista de la compra harina y no dabais abasto con el horno, este verano no dejéis de hacer una de las tareas domésticas en la que los pequeños pueden ayudar y que les ayuda a adquirir hábitos saludables, así como a fomentar su autonomía y autoestima. Os proponemos una receta muy refrescante, tarta helada de mango, una fruta que tiene mucha fibra y vitaminas. Además, no requiere encender el horno, algo que se agradece en época estival.

Toma buena nota de lo que necesitas antes de comenzar.

Ingredientes:
  • Tres mangos maduros
  • 400 ml de nata para montar
  • 250 ml de leche condensada
  • Galletas tostadas

Una vez que cuentas con todos los elementos, sigue los siguientes pasos. Y recuerda, antes de ponerte con las manos en la masa, es muy importante que te laves bien las manos con agua y jabón.

  • 1
    montar la nata

    Monta la nata

    Monta en un bol la nata líquida. Puedes hacerlo con una varilla manual o eléctrica. Ten en cuenta que para montar la nata es fundamental que esta esté muy fría. Añade después la leche condensada y vuelve a batir. Una vez lista, resérvala para después.
  • 2
    Colocar papel horno

    Coloca papel antiadherente

    Prepara el recipiente que vayas a utilizar forrándolo con papel antiadherente, de horno o, si prefieres, úntalo con mantequilla y espolvorea con harina. El objetivo es que no se pegue cuando se saque del molde.
  • 3
    colocar galletas

    Pon una base de galletas

    Coloca galletas tostadas hasta que cubras toda la base. Una vez listo, añade la mezcla de la nata y la leche condensada que tenías reservada y extiéndela formando una fina capa. Si se prefiere, se puede sustituir la base de galletas por un bizcocho fino (eso sí, tendrías que encender el horno).
  • 4
    mango

    Corta los mangos a rodajas

    Pela los tres mangos, pártelos en rodajas y pon una capa encima de la mezcla que has extendido previamente. Repite el proceso colocando de nuevo una capa de galletas y otra vez la mezcla extendida. Termina con una capa de rodajas de mango arriba. 
  • 5
    congelador

    Ponla a refrigerar

    Mete al congelador la tarta durante al menos cuatro horas. Dependerá de la potencia de tu refrigerador. Cuando la saques, córtala en porciones y disfruta de su sabor. ¡Que aproveche!

Apúntate a la newsletter de planes con niños y recibe en tu correo todo tipo de ideas para entretener a los más pequeños de la casa. Consejos, manualidades, juegos, experimentos...

Mostrar comentarios

Códigos Descuento