La segunda fase la operación salida del verano comienza este jueves 1 de agosto. Entre esta tarde y el próximo viernes la DGT prevé unos 2,9 millones de desplazamientos. El doble de los que se producen habitualmente un miércoles o jueves del verano.

Para vigilar la velocidad en las carretas la DGT cuenta con diferentes tipos de radares: móviles, de tramo, fijos, Pegasus... pero a estos se les han sumado los drones.

La DGT ha confirmado que comenzarán a denunciar con drones a los conductores que infrinjan la normativa de tráfico y seguridad vial a partir de este jueves.

El objetivo de estos sistemas es supervisar las distracciones de los conductores y vigilar el tráfico en los tramos donde hay un mayor riesgo de accidentabilidad, en las vías donde hay más tráfico y donde es más habitual la presencia de motoristas, ciclistas y peatones.

Drones de la DGT: ¿cómo funcionan?

Estas aeronaves están pilotadas por control remoto. Actualmente la DGT cuenta con 11 drones, pero por el momento solo van a comenzar a denunciar las infracciones tres de ellos. Los ocho restantes seguirán utilizándose para la regulación y gestión del tráfico.

Una vez que la aeronave capta la infracción puede ser notificada en el acto por un agente o  ser tramitada posteriormente por las autoridades competentes. Todas ellas, dispondrán del fotograma correspondiente con la evidencia de la infracción cometida por el conductor.

Los drones pueden alcanzar los 120 metros de altitud, tienen una autonomía de 20 minutos, un radio de acción de 500 metros y las cámaras que llevan tienen un alcance de hasta siete kilómetros.

Desde el 1 de julio han comenzado a operar 20 nuevos radares, que se suman a las tareas de vigilancia de los ya existentes, junto a los 12 helicópteros y 11 drones que dispone la DGT. Además de los radares, se incrementarán los controles preventivos de alcoholemia, hasta alcanzar los 900.000.