Ensalada, aceite, alimentación, sano
Una persona aliña una ensalada. EUROPA PRESS - Archivo

La simplificación y la conveniencia se han convertido en dos de los grandes condicionantes de los hábitos alimentarios y de consumo de los españoles, que buscan alternativas que faciliten su día a día y muestran una inclinación hacia las prácticas saludables. La confluencia de estas tendencias ha redundado en un éxito arrollador de las ensaladas envasadas, que se han convertido en un básico de la dieta.

El Informe del Consumo Alimentario 2018, presentado este lunes por el ministro de Agricultura, Luis Planas, ha revelado un sinfín de datos sobre hábitos de compra de los españoles, entre los que destaca una simplificación del menú, con menos platos, pero más saludables y prácticos. Asimismo, recoge un incremento del uso de productos como el aceite, las sidras y las cápsulas de café, así como  una predisposición a comer productos a la plancha, sin cocinar o hervidos.

Asimismo, el estudio revela un aumento del gasto en comer de los españoles, que se sitúa en los 2.526 euros anuales, con un incremento del consumo fuera del hogar, que ha aumentado un 1,2% respecto al año pasado.

Respecto a la composición de la cesta de la compra, esta predisposición a una dieta saludable ha favorecido que se llene de frescos: frutas, hortalizas, patatas frescas, leche y derivados lácteos, que representan el 39% del total de lo adquirido y un 42,9% del gasto. Para llenar el carro, los españoles apuestan sin vacilaciones por el supermercado, seguido muy de lejos por la tienda de descuento y el hipermercado. El e-commerce alimentario es prácticamente residual.

Ensaladas envasadas, éxito arrollador

La predisposición de los españoles a una vida saludable a la par que cómoda, ha tenido como consecuencia en 2018 un incremento del consumo de verduras y hortalizas de IV gama, que aumentaron su presencia en los hogares españoles de forma significativa. Son aquellas que llegan al comprador después de pasar por diferentes procesos de selección, pelado, cortado, lavado y envasado, y están listas para ser ingeridas sin ningún tipo de operación adicional.

El consumo per cápita de hortalizas y verduras de IV gama en 2018 casi dobló al del periodo anterior, al situarse en 6,67 kilos por persona y año, con un incremento en compra del 56,7%.

Esta cifra ha sorprendido al responsable de Frutas y Hortalizas de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), Andrés Góngora, que ha asegurado a 20minutos que en el sector esperaban un procentaje más bajo e incluso que la tendencia fuese la contraria. "Este incremento obedece al extendido consumo de ensaladas envasadas", ha recalcado.

Góngora ha señalado que la subida en el consumo de este tipo de productos se debe al gran aumento de la calidad de estas ensaladas en los últimos años -al eliminar antioxidantes y conservantes- y a la comodidad que ofrecen para comer fuera de casa.

"Es un producto sano, muy saludable. Además, permite reducir el desperdicio alimentario que se produce si una persona que vive sola quiere preparse una ensalada con distintos tipos de lechuga, por ejemplo", ha resaltado el responsable.

Ensaladas y productos a la plancha

Las ensaladas verdes son, sin lugar a dudas, el alimento estrella entre los españoles para consumir dentro del hogar, a pesar de que su ingesta ha disminuido un 4,1% respecto al año pasado. En segundo lugar y a bastante distancia se sitúan las pizzas, casi sin variaciones respecto a 2017, y el tercer cajón del podio lo ocupa la ensalada de tomate, con un incremento del 9,2%. El top cinco lo completan la pechuga de pollo, que baja un 3,7%, y las lentejas, casi inalterables.

Los hábitos saludables de los españoles no se limitan a los productos en sí mismos, sino que trascienden a la forma de prepararlos. Así, el método favorito de los ciudadanos para preparar los alimentos es la plancha, seguido de la comida sin cocinar y los productos hervidos. En los últimos puestos del ranking del Ministerio se localizan el microondas y el rebozado.

También relacionado con las costumbres de los consumidores, el informe registra cambios de composición del menú dentro del hogar, que se simplifica. En este sentido, se extiende la preferencia por el plato único, que puede ir acompañado de café o postre, frente a los dos platos.

Incremento del consumo de aceite de oliva

Una de las tendencias recogidas por el informe del Ministerio afecta a una de las joyas de la cocina española y mediterránea: el aceite de oliva, que ha visto aumentar el consumo de todos sus tipos a lo largo de 2018. En concreto, es el virgen el que experimenta un incremento mayor, con una subida del 9,2%, seguido del virgen extra (7,2%).

En contraposición, las ventas del aceite de semillas disminuyeron un 11,4% y el aceite de orujo registró el mayor descenso entre todas las materias grasas, con una bajada del 27,3% con respecto a 2017.

Estos datos coinciden con los manejados por Anierac, la Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles, según ha indicado a 20minutos su director, Primitivo Fernández.

Estos cambios en los hábitos de consumo de los españoles llegan de la mano de una fuerte caída del precio de las materias grasas. En particular, el aceite de oliva, el más consumido en 2018, costó de media 3,48 euros por litro, 25 céntimos menos que el año anterior.

El director de la Anierac ha explicado que resulta muy difícil determinar la parte de responsabilidad que tiene la bajada de los precios en el aumento del consumo, pero que es sin duda un factor clave.

"Hay consumidores de aceite de oliva que mantienen siempre su compra, pero hay algunos, que también emplean otro tipo de aceites, que lo adquieren o no en función del precio", ha ahondado Fernández.

El auge de las cápsulas de café

De nuevo, la simplificación y la conveniencia afectaron a otro de los productos cuya venta más aumentó en 2018: el café. El incremento en su consumo, que fue de 1,59 kilos por persona, obedece al indiscutible auge de las cápsulas.

El café creció en volumen y en valor (1,4% y 5,9%, respectivamente), dos cifras que se disparan hasta el 14,6% y el 12,2&% al analizar por separado las cápsulas.

Estrechamente relacionada con el café, la leche enriquecida también vio aumentar su consumo un 26,3% en el pasado ejercicio. Son aquellas que ofrecen un aporte extra de minerales, fundamentalmente calcio, y vitaminas, la mayor parte de las veces A y D.

Aumenta el gasto en comer

Además de analizar detalladamente el consumo de todo tipo de productos, el informe brinda una visión exhaustiva de la inversión promedio de los ciudadanos para llenar el carro de la compra. Así, cada español gastó una media de 2.526 euros en comer y beber en 2018, tanto en casa como fuera, lo que supone un 2,2% más que el años anterior.

El Ministerio explica este aumento como consecuencia del tirón del consumo fuera del hogar, que se incrementó un 3,7% hasta situarse en 1.029 euros frente a los 1.497 gastados en el interior del domicilio (1,2% más que en 2017). En cifras globales, los españoles gastaron en comprar alimentos 103.077, 41 millones de euros, un 2,3% más que el año pasado.