El timo del radar: no, la DGT no multa por correo electrónico
Un radar de velocidad, en una imagen de archivo. Europa Press/Subdelegación del Gobierno - Archivo

Hace aproximadamente un mes, los Mossos d'Esquadra alertaban acerca del timo del retrovisor, una estafa en la que, a través de la simulación de un golpe accidental, los delincuentes intentar robar la mayor cantidad de dinero posible a la víctima.

Ahora, a través de su cuenta oficial de Twitter, la propia Dirección General de Tráfico ha informado sobre otro de los timos más comunes, conocido como la estafa del radar.

Consiste en el envío por parte de los estafadores de un email en el que alertan a la víctima de que ha cometido una infracción, concretamente circular por encima de la velocidad permitida. Se le envía una multa falsa al correo electrónico y, para poder ver la fotografía, se necesita pinchar un enlace.

Es ahí donde radica el eje central de la estafa, ya que si la víctima accede a dicho enlace, además de la supuesta fotografía, se descargará también un archivo que permitirá a los estafadores acceder a información confidencial como claves o contraseñas privadas, incluidas las de la tarjeta o cuenta bancaria.

Tal y como ha indicado la propia DGT, este organismo "nunca pide datos o el pago de multas por correo electrónico o sms. Lo único que hace, para los que se han dado de alta en la Dirección Electrónica Vial, es comunicar que un ciudadano tiene una multa y que puede acceder a su buzón electrónico para leerla previa identificación".

En caso de que recibir un correo con estas características, lo más recomendable es interponer una denuncia al Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil. Además, en caso de que quieras confirmar si te han puesto una multa, la DGT cuenta con un servicio que informa si un usuario posee alguna sanción pendiente de ser abonada.