El truco de la DGT para hacer más útiles los radares de velocidad
Un radar de velocidad, en una imagen de archivo. EUROPA PRESS/SUBDELEGACIÓN DEL GOBIERNO - ARCHIVO

Si hay algo que no gusta a nadie es recibir una multa. Claro que, casi siempre, uno puede consolarse al pensar que se la merecía por haber desoído las normas de circulación y haber puesto en riesgo a los ocupantes de nuestro coche, los de otro, peatones o ciclistas. Pero, lo que uno no se espera es cometer una infracción cuando ni si quiera se está al volante.

  • ITV caducada. Entre los datos que igual no conocías de la ITV, puede que estuviese el hecho de poder ser multado por tener esta revisión caducada cuando estamos bien estacionados en la calle. De hecho, si no pasas la ITV, tienes hasta dos meses para arreglar los fallos y pasar de nuevo la inspección, tiempo que las autoridades consideran suficiente antes de empezar a multar. ¿La sanción? Entre los 200 y los 500 euros.
  • Lavar el coche en la calle. Mantener el coche radiante es fundamental para asegurar la seguridad y visibilidad cuando se está al volante, pero esta tarea no puede llevarse a cabo en el primer sitio que se nos ocurra. Existen lugares específicos para hacerlo que nos librarán de una multa que puede alcanzar hasta los 3.000 euros, ya que se considera que el usuario está degradado el estado del mobiliario urbano.
  • Matrícula sucia. Limpiar en la calle, sancionado; y llevar la matrícula sucia... ¡también! Teniendo en cuenta que, gracias a ella, en caso de infracción, la administración puede reconocernos, es lógico que haya que llevarla reluciente para que se distingan a la perfección las cifras y letras que la componen. Así, si la placa está doblada o dañada, recibiremos una infracción grave penada hasta con 200 euros; mientras que, si hemos hecho algo para manipularla y evitar la identificación del coche, la multa podrá alcanzar los 6.000 euros y, además, conllevar la pérdida de seis puntos en el carné.
  • Con el domicilio cambiado. Del mismo modo que la mayoría lo hace con en DNI, al cambiar de domicilio, hay que ponerse en contacto con la delegación de Tráfico correspondiente para notificar la modificación de la dirección. Hay hasta 15 días para informar de este hecho y, de no hacerlo, se puede afrontar una multa de hasta 80 euros.
  • Sin seguro. El seguro es un trámite obligatorio para cubrir, al menos, la responsabilidad civil de conducir; y no hay vehículo que escape a esta normativa. Por eso mismo, y aunque tengas el coche parada y bien estacionado, las autoridades pertinentes pueden ponerte una multa por no tenerlo al día. Así, esta infracción lleva asociada una sanción de hasta 3.000 euros (con un mínimo de 600).