Trucos caseros para mantener tu coche limpio
¿Sabes cómo limpiar con éxito las heces de pájaro de tus cristales? Pexels

Hay quien lava el coche cada mes y quien lo hace un par de veces al año. Sin embargo, hay ciertas manchas imprevisibles que van más allá del lavado estándar, sean en la carrocería o en el tapizado, y en las que, si se quiere intervenir, se puede hacer de forma casera y sin un gran desembolso de dinero: en el supermercado puedes encontrar diversos productos que te ayudarán a desempeñar la tarea.

  • Faros. Los cristales de los faros pueden degradarse por la incisión de los rayos ultravioleta del sol, dejando a la vista un efecto como de cristal empañado que afea la imagen del vehículo. Para arreglar la estética de los faros se puede aplicar pasta de dientes y frotar la superficie con un trapo. Una vez hecho, es recomendable dar una pasada de limpiacristales a sendos faros para recuperar el brillo.
  • Neumáticos. Tierra, nieve, grasa, sal, basura... Los neumáticos son la parte del coche que hace contacto con el suelo, por lo que también sufre todo lo que en él haya. ¿Un truco? Utiliza Coca-cola.
  • Tapicería. Para la limpieza general se debe empezar aspirando la superficie y los rincones, para asegurarse de retirar materiales sólidos como migas, por ejemplo. Después, puedes lavar la superficie con agua y jabón con ayuda de una esponja y con delicadez. No obstante, si las manchas son específicas, dependiendo de qué las haya provocado es recomendable utilizar uno u otro producto. En el caso de manchas de barro, tendrás que utilizar un cepillo, primero seco, para retirar lo sólido y, si la mancha persiste, puedes humedecerlo y frotar en varias ocasiones hasta retirar la mancha. Para manchas de vómito, indeseables pero probables si se viaja con alguien que se maree con frecuencia, es importante actuar con rapidez, ya que el ácido puede estropear de forma irreversible la tapicería: frotar con agua y jabón es lo más recomendable.
  • Carrocería. Tanto el champú como el jabón de lavavajillas pueden ser una opción para lavar la estructura del vehículo. Si necesitas algo más potente para eliminar restos resistentes como un chicle, puedes probar con amoniaco.
  • Cristales. Aunque las heces de pájaro son inofensivas, son molestas, afean la estética del coche y, si no se quitan con rapidez, sus componentes corrosivos pueden terminar estropeando la pintura de la carrocería. Por ello es recomendable limpiarlas tan pronto como sea posible y en dos fases: primero, humedeciendo la mancha, con agua o con una toallita húmeda; después, retira la mancha con un paño asegurándote de no insistir sobre la misma zona varias veces, puesto que los restos sólidos del excremento podrían rayar la chapa. El procedimiento puede ser algo costoso, pero necesario. Si tu carrocería todavía está limpia, es recomendable aplicar cera para evitar que el ácido dañe tanto la superficie y para que sea más sencillo limpiarlas cuando sea necesario.