Cinco consejos para contratar un seguro de coche
Al adquirir un vehículo, uno de los primeros trámites es contratar un seguro de coche.  Freepik

A la hora de adquirir un vehículo nuevo, uno de los primeros trámites que hay que llevar a cabo es contratar un seguro de coche. Es un trámite obligatorio para cubrir, al menos, la responsabilidad civil. De hecho, conducir sin seguro está penado con la inmovilización y depósito del vehículo y con sanciones que oscilan entre los 600 y los 3.000 euros.

En cuanto a la cuantía de la póliza varía según las características del propio coche y, también, del conductor.

Cinco consejos para contratar un seguro de coche

  • Comparar: lo ideal es comparar precios en diferentes compañías aseguradoras, aun ofreciendo las mismas prestaciones, el importe puede variar considerablemente de unas a otras. Existen herramientas de comparación que contestando a unas pocas preguntas te calculan los precios de los seguros de las principales compañías.
  • Coberturas: las coberturas varían en función de las necesidades de cada conductor. Hay que analizar cuáles son las que realmente se necesitan. Por ejemplo, si el vehículo suele estar aparcado en un garaje se podría prescindir de la cobertura de robo y optar por uno a terceros básico. Otro de los supuestos sería si el coche se usa para trabajar, en este caso lo ideal es que se incluya vehículo de sustitución en caso de avería. Las franquicias también disminuyen la prima del seguro, esto implica que si por ejemplo contratas una franquicia de 300 euros, en caso de siniestro el asegurado se hace cargo de los gastos ocasionados hasta ese límite, a cambio la prima a pagar será más baja. Todos estos supuestos dependen de las necesidades y hábitos de cada conductor.
  • Renovación: el seguro del vehículo es un contrato anual. Si se quiere cambiar hay que estar atento a la fecha de vencimiento para comunicar la baja y poder cancelarlo. De no ser así, se renovará automáticamente por un año más.
  • Ofertas: las compañías aseguradoras también sacan ofertas y promociones que pueden hacer que el importe a pagar sea inferior. Si tienes otros tipos de seguros, como de hogar o de vida, o incluso si algún familiar ya es cliente, algunas aseguradoras lanzan campañas con descuentos.
  • Fraccionar el pago: las compañías ofrecen la posibilidad de fraccionar el pago de manera mensual, trimestral o semestral para no tener que pagar todo el importe de una sola vez. Antes de nada, lo mejor es preguntar si esta opción conlleva un coste adicional ya que dependiendo de la aseguradora el pago único puede resultar más rentable.