¿Cómo se renueva el carné de conducir?
Entre un 10 y un 15% de conductores circulan, en la actualidad, sin el permiso renovado. Pixabay

Con la obtención del carné de conducir, todo el mundo recibe ocho puntos que conviene guardar con cariño si se pretende seguir circulando sin complicaciones (y no pasar a formar parte de los 18.000 españoles que pierden la licencia anualmente); sobre todo si el conductor en cuestión quiere ser recompensado a los dos años con un par más, y, a los tres, con otros dos (pudiendo llegar, incluso, a un total de 15 si se es un modelo de educación vial).

Sin embargo, desde la entrada en vigor del carné por puntos, las infracciones de diverso nivel pueden acarrear la pérdida de estos positivos, pudiendo llegar incluso a dejar sin licencia a quien incumpla, en más de una ocasión, con las normas de tráfico.

¿Cómo puedo recuperar los puntos perdidos?

Si la pérdida de puntos se debe a la acumulación de multas de tráfico por diversos motivos, existen dos opciones para recuperar. Por un lado, siempre y cuando no se haya perdido la totalidad, lo mejor es seguir circulando con precaución y evitando cometer faltas durante la conducción, pues, pasados dos años, se actualizará el sistema de puntos por completo. Eso sí, en caso de recibir otra multa, habrá que esperar tres años.

También existe la posibilidad de recibir algunos de los cursos de sensibilización y reeducación vial que proponen desde la Dirección General de Tráfico (DGT), que tienen doce horas de duración y que se puede realizar una vez cada dos años o cada año en el caso de los conductores profesionales, para recuperar de este modo hasta seis puntos.

Si, por el contrario, se han agotado todas las posibilidades y ya no quedan puntos que perder, el conductor deberá recibir un curso de 24 horas en una autoescuela que, de ser superado, le permitirá empezar de cero (es decir, recibir los ocho con los que empiezan los conductores noveles). No obstante, tal y como se especifica en la web de la DGT, debe respetarse el plazo de duración de la pérdida de vigencia, siendo de seis meses para los conductores en general y tres para los profesionales; y también realizar el examen propuesto para dichas situaciones.