Sopa castellana
Sopa castellana EMMA GARCÍA

La sopa castellana, que también conocemos como sopa de ajo, es una de las recetas más humildes de nuestra gastronomía. Como muchas otras, nace de la escasez y los tiempos difíciles, donde poco más que pan duro, ajo y huevos se podía echar a la olla.

Una receta que aguanta el paso de los años y que demuestra que la buena gastronomía no tiene porqué estar directamente relacionada con los ingredientes caros y el exceso de tontería que a veces inunda la Haute cuisine.

A la receta básica se le pueden añadir tacos de jamón o chorizo, y existen varias versiones que seguramente dependían de la economía familiar. Tradicionalmente se utilizaba agua que, en este caso, hemos sustituido por caldo.

Ingredientes

  • 4-8 dientes de ajo (dependiendo de si nos gusta más fuerte o más suave)
  • 100 gr. de pan (mejor si es del día anterior)
  • 15 gr. de pimentón de la Vera (una cucharada)
  • 1 litro de caldo de carne o verduras (también puede utilizarse agua)
  • 3-4 huevos (uno por persona)
  • 80 ml. de aceite de oliva virgen extra

Preparación

Calentamos el aceite en el vaso 5 minutos a 120º y velocidad 1 sin poner el cubilete.

Laminamos los ajos de forma manual y los añadimos al aceite caliente. Freímos 4 minutos a 120º con el giro inverso y velocidad cuchara.

Echamos al vaso el pan cortado en rebanadas y freímos 2 minutos más a 120º con el giro inverso y velocidad cuchara.

Añadimos el pimentón y mezclamos 40 segundos con giro inverso y velocidad cuchara.

Incorporaos el caldo y cocinamos 20 minutos a 100º y velocidad 1.

Echamos los huevos (sin cascara, claro) por el orificio del cubilete y lo tapamos rápidamente. Mezclamos 5 segundos a velocidad 2, o nos saltamos este paso si preferimos dejar los huevos enteros. Dejamos que los huevos se escalfen con el caldo y listo para servir.