Jamón cortado
Jamón cortado LA GULATECA

Para muchos, la única pregunta posible ante un buen jamón ibérico es si comerlo sólo o con pan. A partir de ahí la cosa se complica -aseguran- y aumentan las posibilidades de estropear un producto como éste queriendo introducir más ingredientes en la combinación. De hecho, son muchos los grandes cocineros que reconocen lo complicado que resulta preparar un plato con jamón ibérico y conseguir que el resultado sea mejor que el propio jamón sólo.

Pero si vamos a combinar el jamón con otros ingredientes, al menos es imporante hacerlo bien. Por eso, la compañía Foodpairing, especializada en este tipo de investigaciones relacionadas con el maridaje de varios alimentos, ha realizado un estudio para la firma Arturo Sánchez en el que seleccionan las mejores combinaciones posibles alrededor del jamón y otros productos ibéricos.

¿Melón con jamón? Aunque seguramente esto es lo primero que nos viene a la cabeza, en realidad hay muchas otras frutas que se llevan mucho mejor con el jamón ibérico. Según explican los expertos de Foodpairing, las notas a piña, florales y a hierba fresca de su complejo aroma hace que ligue bien con frutas como la pera conferencia, las fresas y la piña.

Más allá de las frutas, las vieiras o la miel también pueden formar una pareja bastante sorprendente junto al jamón ibérico. El chorizo, por su parte, encaja a la perfección con parmesano, almendras tostadas, chocolate blanco -lo de chorizo con chocolate resulta que no era tan loco como pensábamos-, mango, café y espárragos blancos.

¿Y cómo se aplica esta teoría a la cocina? De ello se encargan cocineros que trabajan habitual con los jamones de Arturo Sánchez y que, junto a este interesante estudio, presentaron diversas tapas inspiradas en estos maridajes. Paco Pérez, del restaurante Miramar, propone una tapa de jamón, coco ahumado y erizos de mar. Desde Mugaritz se atreven con un pintxo de txangurro y salchichón, mientras que en la Taberna Lalola reivindican la combinación de chorizo y chocolate blanco.