Patatas bravas
Patatas bravas EMMA GARCÍA

Hay tantas recetas como ciudades, incluso como barrios o bares, y varía bastante dependiendo de donde nos encontremos. Así que hablar de la mejor receta de la salsa brava de las patatas sería sencillamente absurdo.

Aunque hoy en día en Madrid y muchos otros sitios se suele encontrar salsa brava a base de tomate, parece que tradicionalmente siempre se ha preparado con aceite de oliva, harina, caldo de jamón, pimentón dulce y pimentón picante.

En cambio, en la zona de levante suele llevar allioli o un majado con ajo, pimentón picante o guindilla. En otros lugares podemos encontrar una combinación de ambas. Y, por supuesto, la variación de alguno de los ingredientes hace que la lista de posibles recetas sea infinita.

Pero puestos a probar una en casa, hemos optado por fijarnos en esa que muchos citan como la original. Pero no por eso, sino porque es muy sencilla de hacer y queda realmente buena, con ese toque de autenticidad que da el no recurrir a una salsa de tomate normal y corriente.

Receta de salsa brava casera, paso a paso

La salsa brava es un alimento social, ya que comúnmente se consume en los bares. Sin embargo, podemos elaborar este manjar en casa con muy pocos ingredientes y de manera sencilla. Estos son los pasos que se deben dar para la elaboración de ese producto.

Ingredientes

  • 60 ml. de aceite de oliva
  • 30 gr. de pimentón dulce
  • 15 gr. de pimentón picante
  • 15 gr. de harina
  • 100 ml. de caldo, preferiblemente de jamón

Preparación

  1. En una sartén mezclamos el aceite con el pimentón.
  2. Añadimos la harina y removemos con unas varillas hasta que se deshagan todos los grumos.
  3. Añadimos el caldo y un poco de sal. No dejamos de remover.
  4. El truco está en dejarla cocer bastante rato, entre 15-20 minutos para que la harina se integre bien y pierda su sabor. No tiene que quedar demasiado espesa, así que si se nos ha espesado demasiado, añadimos un poco más de caldo.
  5. Pasados los 15-20 minutos estará lista.

Por cierto, como los más atentos ya habrán notado, esta salsa brava no es apta para vegetarianos o veganos. Para que lo sea, bastará con sustituir el caldo de jamón por uno vegetal y ajustar la proporción de pimentón para no perder intensidad de sabor.

Otras recetas míticas de salsa brava

En Madrid son muy conocidas las bravas del bar Docamar. La lista de ingredientes que ellos proponen incluye cayena, pimentón dulce y salado, tomate, ajo, cebolla, harina y algún ingrediente secreto que no mencionan pero entre los que deducimos que estará también el caldo de jamón.

En Barcelona son muy conocidas -exquisitas para unos, sobrevaloradas para otros- las del bar Tomás de Sarria. Su receta es a base de allioli (aceite y ajo) al que se añade "picante rojo", considerado su ingrediente secreto y que puede ajustarse a gusto del consumidor. 

¿Y las bravas de Chicote? Sin duda, otra de las recetas clásicas y míticas con, esta vez sí, una lista de ingredientes bastante más amplia aunque nada secreta: 6 o 7 ajos pelados, 1 cebolla picada, 2-3 chiles sin las semillas, 250 gramos de tomate, 15 gramos de orégano, 2 hojas de laurel, un poco de comino, 15 gramos de pimentón picante, 60 mililitros de vino blanco, un hueso de jamón (para el caldo), 30 gramos de pimiento choricero, 150 mililitros de aceite de oliva virgen extra y 15 gramos de salsa chili garlic.

¿Quién se anima a probarla? La buena noticia es que nuestra versión simplificada también queda riquísima.