Guía para usar las luces del coche correctamente en invierno

Es fundamental conocer el uso correcto de cada una de las luces del coche.
Es fundamental conocer el uso correcto de cada una de las luces del coche.
Unsplash

Las luces del coche son un elemento con un papel indispensable en la seguridad vial todo el año, pero especialmente en invierno. Las horas de luz son más escasas en estos meses y es más habitual que al conducir por la tarde, noche o primeras horas del día sea necesario hacer uso del alumbrado del coche. 

Pese a su importancia en la seguridad al volante, los problemas con las luces son uno de los motivos más habituales por los que no se supera la ITV e, igualmente, son razón de sanción especialmente en invierno. 

Para circular seguro y evitar el pago de una multa de tráfico, lo mejor es refrescar nuestros conocimientos para reaprender a utilizar correctamente las luces cuando sea necesario y así no cometer errores peligrosos. Lo primero es distinguir los dos tipos de alumbrado: para ver y para ser visto por el resto de conductores. 

Luces para ver

Son las luces del coche que en momento de oscuridad o de situaciones meteorológicas adversas nos permiten mejorar nuestra visión al volante:

  • Las cortas. Se usan de noche en todas las vías y de día en todas las vías con niebla, mucha lluvia, nevada o nubes de polvo o humo. Hay que activarlas en todo momento en túneles, carriles reversibles, adicionales y habilitados para circular en sentido contrario.
  • Las largas. Se emplean solamente noche, en carreteras insuficientemente iluminadas, cuando no se vea una matrícula a 10 metros o un vehículo oscuro a 50 metros. Cuando haya riesgo de deslumbrar a otros usuarios de la vía, habrá que cambiar a las cortas. No se recomienda su uso con niebla o con lluvia, ya que refleja y disminuye la visibilidad.
  • ​Las antiniebla delanteras. Son refuerzos luminosos cuando la visibilidad disminuye a causa de la lluvia intensa, nevada o niebla espesa o nubes densas de humo o polvo.

Luces para ser vistos

Son las que forman el alumbrado del vehículo que alerta de nuestros movimientos y de nuestra presencia a otros usuarios de la vía:

  • Antiniebla traseros. Debe encender en condiciones especialmente desfavorables con niebla densa, lluvia o nevada intensa, ya que mal empleada, es molesta y deslumbra a los conductores que van detrás.
  • ​Posición. Acompañan siempre a las luces cortas, largas y antiniebla e indican la posición y anchura del vehículo.
  • ​Cuatro intermitentes o 'warning'. Los intermitentes han de usarse siempre para señalizar cambios de trayectoria y las luces de emergencia o 'warning' para indicar una avería o que el coche está parado de manera irregular.
  • ​Marcha atrás. Se encienden de manera automática cuando se engrana la marcha atrás.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento