Logo del sitio

¿Tienes que conducir de noche? Sigue estos consejos de la DGT para hacerlo con seguridad

Conducir de noche empeora la visibilidad y la capacidad de reacción.
Conducir de noche empeora la visibilidad y la capacidad de reacción.
Pixabay

Bien sea por motivos de trabajo o por viajes de ocio, hay ocasiones en las que toca conducir de noche y es necesario entender que los riesgos aumentan respecto a los trayectos que puedan realizarse de día. En concreto, los peligros que caracterizan el tráfico nocturno son dos: la visiblidad y la fatiga.

Este primer factor es determinante para una conducción segura, ya que tanto ver al volante como ser visto por el resto de conductores favorece la prevención y las maniobras anticipadas para evitar accidentes. Hay una serie de elementos del vehículo que nos permiten mejorar esta capacidad, como las luces, pero hay que mantenerlos en buen estado y realizar las revisiones y cambios necesarios para ello. 

Por otro lado, la fatiga es un fenómeno que afecta a las capacidades físicas del conductor para mantener la seguridad al volante. Es importante detectar los síntomas de la misma y no apurar la conducción: es mejor parar a descansar que forzarse a continuar y provocar un accidente. 

Los síntomas que sirven para detectar el cansancio al volante son: somnolencia, dolor de cabeza, nuca o cuello; picor de ojos, cambio continuo de posición en el asiento conductor, sensación de tener mucho calor, sed o sudor en las manos y el aumento de consumo de cigarrillos, caramelos o golosinas.

Aprovechando el cambio de estación y que las noches ya van, paulatinamente, haciéndose más cortas, la Dirección General de Tráfico ofrece los siguientes consejos para aquellos que tienen que circular después del atardecer. 

Para mejorar la visiblidad

  • Encender las luces cuando se aprecie disminución considerable de luz solar.
  • Disminuir la velocidad hasta un 20% respecto a la velocidad permitida, pues al circular con luz de cruce la zona iluminada por los faros puede ser muy inferior a la distancia de parada.
  • Usar luces cortas cuando se cruce con otro vehículo. Si se deslumbra utilice como guía la línea de la derecha de la calzada.
  • Prestar mucha atención a las noches con lluvia, pues el barro y polvo salpicado se acumulan rápidamente en los faros e intermitentes del vehículo reduciendo hasta un 50% su visibilidad. Parar a menudo para efectuar su limpieza.
  • Si necesita parar en carretera, buscar un tramo recto y con visibilidad, poniendo intermitentes y triángulos de emergencia. Tener precaución al descender del asiento conductor, así como evitar que los pasajeros traseros desciendan del vehículo por la puerta izquierda, haciéndolo por la puerta derecha.

Para luchar contra la fatiga

  • Llevar el vehículo aireado, dirigiendo la salida de aire del interior del vehículo hacia el cuerpo y brazos, nunca a los ojos.
  • Escuchar la radio o música.
  • Detenerse cada 2 horas o siempre que se observe fatiga o somnolencia, haciendo ejercicios respiratorios o andar para recuperar la capacidad necesaria para conducir.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento