Los peligros de fumar al volante van más allá del riesgo de recibir una multa

Encender un cigarrillo lleva 4,1 segundos, lo que implica que, circulando a 100 km/h, se recorren 113 metros sin la atención plena en la carretera.
Encender un cigarrillo lleva 4,1 segundos, lo que implica que, circulando a 100 km/h, se recorren 113 metros sin la atención plena en la carretera.
@Apho/Unsplash

Por todos es sabido que las distracciones al volante son una de las causas más probables de un accidente de tráfico. Aunque estos despistes no solo son fruto de viajar con niños, de mirar el teléfono o cambiar de canción. Una de las acciones más cotidianas que más riesgos conlleva en el coche es fumar. 

Y es que fumar, a todos los efectos, es malo y muy perjudicial para la salud. Pero si además lo combinamos con la conducción, la mezcla es explosiva y puede tener graves consecuencias, como lesiones serias tras un incidente. 

Los peligros de fumar al volante son varios y van desde encenderse el cigarrillo hasta tirarlo cuando este se acaba. Y las consecuencias de estos riesgos no son solo en términos de seguridad vial, ya que podemos ser sancionados por esta acción. 

Hasta la pérdida de 4 puntos

Los riesgos de encenderse un cigarro al volante son varios y de diversa índole. El primero de ellos se da cuando se prende el cigarrillo, ya que esta acción implica desviar la vista de la carretera durante al menos cuatro segundos. 

Cada vez que quitamos los ojos de la calzada (y sobre todo dependiendo de la velocidad) podemos llegar a recorrer cientos de metros a ciegas, durante los cuales aumentan las posibilidades de chocar con otro vehículo, invadir la vía contraria o salirse del carril.

Por otro lado, mientras estamos fumando al volante mantenemos una mano ocupada, por lo que disminuye la capacidad de reacción en caso de imprevisto o frenazo. Independientemente de que sea la derecha o la izquierda, o bien no podremos coger a tiempo el volante o el cambio de marchas. 

Y por último, cuando apagamos la colilla hay que tener cuidado dónde y cómo. Tirar una colilla por la ventanilla supone un gran riesgo de incendio para el medio ambiente y también puede poner en peligro a motoristas o ciclistas. 

Además, esta acción está sancionada con hasta 200 euros de multa y la pérdida de 4 puntos en el carnet, ya que se considera una infracción grave arrojar a la vía o inmediaciones objetos que puedan producir incendios o accidentes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento