En vacaciones y reuniones familiares, evita el alcohol si vas a conducir

La Dirección General de Tráfico realizó entre el 3 y el 9 de junio una campaña de concienciación y vigilancia del consumo de estas sustancias al volante.
La Dirección General de Tráfico ha recordado los peligros de beber y conducir.
Freepik

Han sido las imágenes del fin de semana. Las estaciones y los aeropuertos han sido escenario de reencuentros familiares más que esperados, aplazados por las semanas de encierro y de restricciones a la movilidad. La llegada de la nueva normalidad ha permitido a miles de españoles, por fin, regresan a sus hogares y visitar a sus seres queridos.

Con tantos motivos para celebrar reuniones familiares y con las escapadas de verano ya autorizadas, la Dirección General de Tráfico ha querido ser previsora y ha aprovechado sus redes sociales para recordar a todos los conductores los nefastos efectos del alcohol al volante.

Y es que los falsos mitos sobre la ingesta de alcohol y el ambiente festivo y de alegría pueden tener peligrosas consecuencias en la carretera. Incluso las bebidas que pueden considerarse más ‘inocuas’, como la cerveza, afectan gravemente las facultades físicas del conductor.

Efectos y consecuencias

La ingesta de cerveza, vino, cava o sidra disminuye nuestra capacidad de reacción y percepción del riesgo tanto como las bebidas destiladas. Los gramos de alcohol que se ingieren en cada consumición de este tipo de bebidas más ‘blandas’ varían entre los 8 y los 9’6 gramos. Con dos vasos, el riesgo en carretera ya se multiplicaría por 1’2 en relación a conducir sin ingerir ni una gota de alcohol.

Los efectos de esta tasa serían una disminución de los reflejos y, si se alcanza una alcoholemia de 0’2 gramos por litro, ya se empezarían a percibir las distancias de manera errónea, afectando gravemente así a la percepción del riesgo y la capacidad de reacción al mismo.

Las consecuencias más severas aparecen cuando la tasa aumenta hasta los 0’3 y 0’5 gramos, cuando hay una disminución de la agudeza mental, deterioro de la vista y del sistema motriz.

Además de que el exceso de alcohol afecta a nuestra salud, también puede ponernos en grave riesgo si conducimos bajos los efectos del mismo, vamos en el coche con alguien que ha bebido o, incluso, si nos cruzamos en la carretera con un conductor que sobrepase estas tasas. Por eso, aunque haya motivos para celebrar, es mejor alejar las bebidas alcohólicas del volante.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento