Estos son los vehículos que más fallos en la carrocería presentan en las ITV: pueden ser motivo de suspenso

Uno de los fallos en la carrocería detectados en las ITV.
Uno de los fallos en la carrocería detectados en las ITV.
AECA ITV
Uno de los fallos en la carrocería detectados en las ITV.

Los frenos, las luces y los neumáticos suelen ser los motivos más habituales de suspenso en la ITV. Los conductores, además, suelen acudir preocupados por las emisiones y el estado de las suspensiones de sus vehículos, olvidándose de que hay más causas que pueden provocar un suspenso en los centros de la inspección técnica. La carrocería y el chasis son dos de ellos y es que su función no es única y exclusivamente estética. 

La carrocería de un vehículo da forma al chasis del coche y, al mismo tiempo, al habitáculo donde viajarán los pasajeros y la carga del vehículo, por lo que es de vital importancia que esté en buen estado. Además, según indican desde AECA-ITV, mejora las prestaciones y las emisiones contaminantes del vehículo ya que da al vehículo un mejor perfil aerodinámico, una mayor ligereza y una habitabilidad más eficiente. 

El chasis es, or otro lado, la estructura que soporta la carrocería. Entre sus funciones encontramos el incremento de la seguridad por resistencia o deformación controlada ante impactos. También soporta el resto de sistemas del vehículo, por lo que su buen estado es determinante para que todo funcione adecuadamente. 

Los vehículos con más fallos de carrocería en la ITV

Así pues, la carrocería y el chasis son dos elementos que también se revisan en los centros de ITV. Los vehículos que más fallos presentan en este capítulo son los autobuses y autocares, una tendencia peligrosa al tratarse de vehículos de transporte de pasajeros. De acuerdo con datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, analizados AECA-ITV, el 13,3% de los defectos graves detectados en autobuses y autocares es debido fallos de carrocería y chasis. Es el tipo de vehículos en el que más defectos exteriores se detectan. 

Le siguen los furgones y camiones pesados, con un 13,1%; y las motocicletas, con un 10%. Por su parte, con respecto al total de defectos graves detectados en las estaciones de ITV españolas, el capítulo de acondicionamiento exterior, carrocería y chasis representa el 7% de los fallos.

Cómo se revisan la carrocería y el chasis en la ITV

En lo referente a acondicionamiento exterior, chasis y carrocería, los técnicos de ITV comprueban el estado de estos elementos, especialmente los efectos de oxidación o corrosión, roturas y defectos de las fijaciones de estos elementos. También se revisa el estado de los cristales y espejos, así como el correcto funcionamiento de las puertas.

AECA-ITV avisa que una carrocería o chasis con óxido y corrosión es un problema que altera de manera importante la resistencia mecánica de los elementos. Esto quiere decir que, en caso de impacto o simplemente usando el vehículo, el chasis y la carrocería no cumplirán correctamente la función para la que han sido diseñados, pudiendo poner en peligro la conducción y la seguridad vial

Mostrar comentarios

Códigos Descuento