¿Con piel o sin piel? Esta es la manera correcta de cocer las patatas

Para evitar que se deshagan, lo mejor es cocer las patatas con piel.
Para evitar que se deshagan, lo mejor es cocer las patatas con piel.
Pixabay

Para la ensaladilla rusa, para estofados, para guisos, para rellenar... la patata es uno de esos ingredientes que no puede faltar en ninguna cocina porque nos encanta en cualquiera de sus versiones. 

Baratas y socorridas, ya sea fritas, cocidas, hervidas o asadas la patata es ese alimento que conquista a pequeños y mayores.

Si hablamos de patatas cocidas, es posible que ya tengamos claro cuánto tiempo las tenemos que tener a remojo hasta que alcanzan el punto justo que buscamos, pero llegados a este punto nos surgen otras dudas. ¿La patata se debe cocer con piel o pelada?

Seguro que esta duda te ha surgido en más de una ocasión. Lo cierto es que, si bien el tiempo de cocción es diferentes al cocer la patata pelada o sin pelar, sus finalidades también. Exceptuando ocasiones muy concretas, lo ideal es cocer la patata con la piel, ya que así conseguiremos un mejor sabor. 

Por qué cocer la patata con piel 

Cuando cocemos una patata, lo que buscamos es reblandecer la carne para poder consumirla dejándola en el punto, aunque a veces nos pasamos de tiempo y encontramos una patata que, al intentar manipularla, se deshace. 

Uno de los principales motivos para dejar la piel de la patata durante la cocción es evitar que esta se pase de mas y se nos deshaga en la cazuela. En el proceso, antes de echar la patata sin pelar a la cazuela para cocerla debemos lavarla en agua fría, para que se mantenga tersa y consigamos el mejor resultado.  

Otro de los motivos para cocer la patata con piel -lavada previamente- es el sabor. De esta manera la piel del tubérculo conserva mejor su sabor, y es algo que notaremos en la receta final. 

Cómo pelar las patatas después de cocidas

Aunque existen algunas recetas en que las patatas se pelan justo antes de comerse -véanse como ejemplo las papas arrugadas canarias-, en la mayoría de recetas vamos a manipular el tubérculo para hacer con él una receta. 

Normalmente y si has cocido la patata como es debido, no deberías tener problema para pelarlas, ya que con ayuda de un cuchillo puedes ir retirando la piel de la carne fácilmente, pero como todo en esta vida, hay trucos que de conocerlos te harán la vida más fácil. 

Tan sencillo como hacer una fina raja antes de cocerlas. Realiza un corte superficial -solo de la piel, sin traspasar a la carne- por la mitad de la patata y por toda su circunferencia, como si quisieses partirla en dos. Una vez rajada la piel de manera limpia, ponemos las patatas a cocer. 

Cuando hayas acabado de cocer las patatas, mételas en un recipiente con agua fría para reducir la temperatura y no quemarnos. Con que tires hacia un lado y hacia el otro de corte que hemos hecho previamente, saldrá directamente toda la piel en dos partes. Rápido, limpio y sencillo. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento