Logo del sitio

Este es el espectacular pueblo español que está entre los mejores destinos del mundo en 2022, según 'Le Monde'

Riglos (Huesca) es uno de los mejores destinos para visitar en 2022, según 'Le Monde'.
Riglos (Huesca) es uno de los mejores destinos para visitar en 2022, según 'Le Monde'.
Jorgefontestad (iStock).
Un pueblo de Huesca ha cautivado al diario francés más prestigioso gracias a su imponente naturaleza.
Wochit

Los pueblos españoles continúan fascinando a la prensa y organizaciones internacionales. A finales de 2021, la Organización Mundial del Turismo (OMT) incluía a Lekunberri (Navarra) y Morella (Castellón) en la lista de los 44 mejores pueblos del mundo para hacer turismo, la 'CNN' elegía a Regencós (Cataluña) como uno de los 15 pueblos europeos más bonitos, y un estudio del comparador británico Uswitch hacía lo propio con Albarracín (Teruel). 2022 ha empezado de la misma manera. Y es que ahora 'Le Monde', el diario de Francia más prestigioso, ha incluido al pueblo de Riglos (Huesca) en la lista de los mejores lugares del mundo a los que viajar este nuevo año.

"Riglos es un lugar indispensable para visitar en invierno, ya que podrás encontrar sol en un paisaje novelesco plagado de almendros, robles verdes y olivos". Así es como empieza el artículo sobre Riglos en el periódico galo. La localidad de Aragón, de poco más de 200 habitantes, ocupa el séptimo puesto en el ranking de viajes de este año en 'Le Monde'.

Pero, ¿qué ha atraído tanto de Riglos a esta publicación extranjera? La naturaleza incomparable de este municipio presidida por los Mallos de Riglos, unas formaciones geológicas únicas en el mundo que consisten en peñas de paredes verticales. Estas paredes reciben, precisamente, el nombre de "mallos" y alcanzan los 275 metros de altura máxima.

"Estas formaciones geológicas recuerdan a edificios construidos por el hombre, mezclando piedras, argamasa y arcilla. No dejan a nadie indiferente. La primera vez que las ves desde la carretera te quedas asombrado, atónito. Te preguntas si son reales", explica el periodista Bénédicte Boucays, autor del artículo en 'Le Monde'.

Los Mallos de Riglos (Huesca).
Los Mallos de Riglos (Huesca).
Jon Chica Parada (iStock).

Historia de los Mallos de Riglos

El origen de los mallos está directamente relacionado con la elevación de los Pirineos durante la orogenia alpina, período que ocurrió hace 66 millones de años. Cuando surgieron los Pirineos la erosión entró en acción y arrastró materiales por los cauces de agua que llegaban hasta la antigua depresión del río Ebro. Allí se depositaron formando conos de deyección, es decir, depósitos de aluviones en pendiente.

A continuación, las capas inferiores terrestres los elevaron. La erosión a lo largo del tiempo perfiló las paredes verticales actuales, dejando las tan icónicas formas de los mallos.

Los Mallos de Riglos (Huesca).
Los Mallos de Riglos (Huesca).
Jon Chica Parada (iStock).

Cómo visitar los Mallos de Riglos

El diario 'Le Monde' hace hincapié en la ruta 'mágica' de senderismo que recorre los mallos. Conocida como 'El camino del cielo', esta travesía circular tiene una longitud de 5,4 kilómetros, es apta para todos los públicos y el tiempo estimado del recorrido es de 2 horas y media.

Se inicia en el propio pueblo de Riglos y es una actividad imperdible. A lo largo del camino hay varios miradores, siendo el de Ventuso del de mayor altura. Asimismo, no puedes dejar pasar la oportunidad de fotografiarte con los Mallos de Firé y Pisón, los más famosos, que parece que tienen forma de dedos.

Esto es para los amantes del senderismo o simples aficionados a la naturaleza, pero si eres escalador, los Mallos de Riglos es uno de los lugares en los que debes escalar al menos una vez en la vida.

Más allá de los Mallos: qué ver en el pueblo de Riglos

El pueblo de Riglos (Huesca).
El pueblo de Riglos (Huesca).
Josep Curto (iStock).

Esta localidad ubicada a 45 kilómetros de Huesca se asienta justo delante de los Mallos, dando lugar a un paisaje espectacular. Se trata de un municipio de referencia para las aves rapaces y los turistas pueden informarse sobre ellas en el Centro de Interpretación de las Rapaces de Arcaz.

Otro de los atractivos es la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Mallo, un edificio del siglo XVII que protege tras sus muros obras escultóricas románicas. Y hablando de muros, cabe señalar que Riglos fue una localidad amuralla en el siglo XI y hoy en día todavía se pueden ver restos de la muralla.

El pueblo de Riglos (Huesca).
El pueblo de Riglos (Huesca).
Josep Curto (iStock).

Por otro lado, una parada obligatoria a solo cuatro minutos en coche del pueblo es el Mirador de los Buitres. Este lugar ofrece las mejores vistas de los Mallos de Riglos, además de parte del resto de la naturaleza de la Hoya de Huesca.

Los Mallos de Riglos desde el Mirador de los Buitres (Huesca).
Los Mallos de Riglos desde el Mirador de los Buitres (Huesca).
PabloFGarrido (Wikimedia Commons).

Dónde comer y dormir en Riglos

En cuanto a la oferta gastronómica, el número de locales de restauración del pueblo es reducido, pero de buena calidad. Una opción sencilla y barata es la de El Bar de Rglos, que ofrece comidas y cenas a buen precio y obtiene cinco estrellas entre los usuarios de TripAdvisor.

El Refugio de Riglos es otra de las opciones con una carta variada que incluye menú con plato del día, bocadillos, pizzas artesanales, raciones de comidas españolas y almuerzos a base de embutidos.

Este último restaurante también cuenta con habitaciones para alojarse. La Casa Roseta, la Casa Rural Escaleretas y la Casona de la Reina Berta forman parte de la oferta de alojamientos a buen precio en el pueblo.

Cómo llegar a Riglos

El camino a Riglos desde Huesca consta de 45,3 kilómetros. Se tarda 45 minutos en coche y el trayecto discurre principalmente por la carretera A-132 (34,6 kilómetros). Después se coge la Carrera Lacos y la Carretera Canal que lleva a la Calle Iglesia en Riglos. Este último tramo tiene una longitud de 7,4 kilómetros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento