Logo del sitio

El espectacular santuario español al borde de un precipicio que tiene iglesia, restaurante y hospedería

Santuari del Far.
Santuari del Far.
Eloi Omella / iStock

En el espectacular entorno natural de la comarca de Selva, en Girona, al alzar la vista nuestra mirada se topa con un enclave absolutamente sobrecogedor. Al borde de un precipicio a 1.112 metros de altura, se alza el Santuari del Far, prácticamente rozando el cielo. Este antiguo edificio del siglo XI acoge ahora una hospedería y un restaurante, y es el punto de partida perfecto para hacer excursiones a los bosques y montañas de los alrededores.

Un lugar de peregrinación y devoción

El origen del Santuario de remonta al siglo XI, aunque sufrió severos daños a mediados del siglo XV a causa de un terremoto que afectó a la zona. Desde un principio el enclave fue un lugar de peregrinación, sobre todo desde el año 1375, cuando se fundó allí una cofradía de devotos que, en el siglo XVII, llegó a tener más de mil miembros.

Santuari del Far.
Santuari del Far.
Eloi Omella / iStock

El actual edificio, reconstruido después del desastre natural, cuenta con una iglesia de piedra y una imagen de estilo gótico de Santa María del siglo XV que fue restaurada a comienzos del siglo pasado. La devoción de los pobladores de la zona no ha menguado con el paso del tiempo, ni siquiera con el deterioro del templo durante la Guerra Civil, y es que, a día de hoy, el último domingo de agosto se celebra una romería en el lugar a la que acuden cientos de personas.

Hospedería, restaurante y excursiones en la naturaleza

Al conjunto arquitectónico se une un gran edificio que acoge una antigua hospedería reconstruida entre el 1599 y 1648, ya que anteriormente era una casa de ermitaños. En total, cuenta con 16 habitaciones dobles con baño completo. Además, también encontraremos allí un restaurante con tres comedores y una capacidad para 300 personas, bar y cafetería. Aquí podremos disfrutar de una cocina elaborada con productos locales y basada en la tradición catalana.

Santuari del Far.
Santuari del Far.
Iurii Buriak / iStock

Por otro lado, el Santuario es el punto de partida ideal para adentrarnos en la naturaleza de alrededor y hacer todo tipo de actividades al aire libre. Por ejemplo, desde allí podemos visitar la Ermita de Santa Ana y las ruinas del Castillo de Fornils, y por supuesto, los bosques y riscos de la zona.

Aunque ya desde el propio edificio podemos apreciar a la perfección el espectacular paisaje que lo rodea. Su ubicación de vértigo al borde de un alto peñasco nos permite ver el pantano de Susqueda , los riscos de Tavertet, las Guilleries y el Montseny. Incluso, durante los días muy claros, podremos llegar a ver los Pirineos y la ciudad de Girona.

Vistas desde el Santuari del Far.
Vistas desde el Santuari del Far.
Eloi Omella / iStock

Cómo llegar

El trayecto entre la ciudad de Girona y el Santuari del Far es de 1 hora y 20 minutos por la C-63. Junto a los edificios encontraremos una zona de aparcamiento donde dejar el coche.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento