Logo del sitio

La ciudad que pertenece a dos países: casas, tiendas y carreteras cruzadas por la frontera

Línea fronteriza de Baarle
Línea fronteriza de Baarle
Getty Images/iStockphoto

¿Se imaginan vivir en una casa cuya frontera con otro país estuviera en mitad del salón? Parece un chiste, pero es real y sucede en la ciudad de Baarle, que separa los países de Bélgica y Países Bajos. Durante años su compleja estructura fronteriza ha confundido a los visitantes e incluso a los locales.

En realidad, Barlee son dos ciudades independientes; Baarle-Nassau, en el lado holandés, y Baarle-Hertog, en el lado belga. La ciudad se encuentra dentro del territorio de Países Bajos, y está compuesta por 32 enclaves, de los cuales 22 pertenecen a Bélgica y 10 a Países Bajos. Debido a que estos están entrelazados, Baarle es una de las regiones fronterizas más extrañas y complejas del mundo.

La historia

Uno de los dos ayuntamientos de Baarle.
Uno de los dos ayuntamientos de Baarle.
Uno de los dos ayuntamientos de Baarle.

Para comprender el motivo de esta extraña frontera hay que remontarse hasta el siglo XII, cuando el duque de Brabante decidió transferir parte de la ciudad al Señor de Breda a cambio de protección. De esta forma, el duque poseía la parte belga y el Señor de Breda las holandesas. Finalmente, las fronteras actuales se delimitaron oficialmente en el año 1995 conformando las dos ciudades. 

A día de hoy, la ciudad cuenta con cerca de 10.000 habitantes, de los cuales 7.500 son holandeses y más de 2.000 son ciudadanos belgas. Esto hace que todos los servicios tengan que estar duplicados al contar con dos administraciones diferentes. 

Las líneas fronterizas

Lo más curioso y atractivo de Baarle es la distribución de sus fronteras. Estas se identifican mediante líneas marcadas con un aspa (+) y las letras "NL", para delimitar la parte holandesa, y la letra "B" para la belga. Se encuentran cruzando aceras, carreteras y atravesando edificios en diferentes lugares. De esta forma, es común que jardines, tiendas, cafés, supermercados y casas queden divididos en dos Estados diferentes

Un dato bastante curioso es lo que se conoce como la regla de la puerta de enfrente, así, se decide en que país se encuentra el domicilio, local o establecimiento dependiendo de en cuál se encuentre la puerta de delante. Sin embargo, si el local se encuentra dividido por la frontera, el propietario puede elegir en que Estado quiere desarrollar su actividad. 

Línea fronteriza en Baarle
Línea fronteriza en Baarle
NaiveAngel (istock)

Por otro lado, otro dato curioso es que la ciudad alberga dos cosas de prácticamente todo, como por ejemplo, dos oficinas de correos; dos iglesias; dos compañías de autobús; dos edades para beber; dos ingredientes para la mayonesa y hasta dos Ayuntamientos

En este sentido, algo importante para la ciudad es el consenso entre ambas administraciones, ya que deben de tomar decisiones conjuntas para su correcto funcionamiento. 

Cómo llegar

Esta curiosa ciudad se encuentra muy cerca de la frontera de Bélgica, a tan solo 55 kilómetros de Amberes. Para llegar desde esta ciudad, se debe hacer en vehículo particular, siendo la duración estimada del viaje de 1 hora por la carretera E19. Por su parte, desde la ciudad holandesa de Breda, la distancia es de 22 kilómetros y la duración del viaje de 30 minutos aproximadamente por la carretera N639.

Apúntate a la newsletter y recibe en tu correo las mejores propuestas para viajar por el mundo.

 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento