La paradoja de Microsoft: de apostar por la jornada laboral de 4 días a despedir a 10.000 trabajadores

La empresa tech probó la jornada de cuatro días semanales en Japón y aumentó un 40% su productividad.
La empresa tech probó la jornada de cuatro días semanales en Japón y aumentó un 40% su productividad.
Geralt de Pixabay

Microsoft se sumó a mediados del mes pasado a la ola de despidos que está llegando a los gigantes tecnológicos en las últimas semanas. Según anunció, su intención es despedir al 5% de sus empleados a lo largo de 2023, es decir, a aproximadamente 10.000 trabajadores.

Su propuesta, dicen, trata de reducir los costes tras las dificultades económicas que están sufriendo por la disminución del negocio digital después de unos años que habían sido buenos. "Al igual que vimos a los clientes acelerar su gasto digital durante la pandemia, ahora los estamos viendo optimizar su gasto digital para hacer más con menos –ha señalado Satya Nadella, presidente de Microsoft-. También estamos viendo que organizaciones de todos los sectores y zonas geográficas actúan con cautela, ya que algunas partes del mundo están en recesión y otras anticipan una".

Con este comunicado, la empresa se ha sumado a la creciente avalancha de despido de tecnológicas que está habiendo desde 2022. El año pasado el número de despidos llegó a los 150.000: unos 18.000 eran trabajadores de Amazon, otros 11.000 de Meta, casi 4.000 de Twitter y Alphabet, Salesforce y otras más han anunciado más reducciones de plantilla.

La jornada laboral de cuatro días

La filial japonesa de Microsoft aplicó en 2019 una jornada laboral de cuatro días con la que pretendían mejorar la productividad de sus empleados. La estrategia se puso en marcha en agosto de ese año en 2.300 trabajadores y demostraron una efectividad un 40% mayor que los resultados que habían tenido hasta la fecha.

Sin embargo, la optimización de la productividad laboral gracias a las jornadas reducidas no ha sido suficiente para alejar a Microsoft de la crisis tecnológica. Según contaban en el anuncio de los despidos, habían optado por apostar por los avances en Inteligencia Artificial que propiciarán una nueva era de computación.

Los rumores apuntan a que Microsoft está planteándose incrementar su inversión en OpenAI, la empresa de Elon Musk detrás de IA como DALL-E o ChatGPT. Por lo tanto, el dinero que se ahorren de los sueldos de los empleados despedidos posiblemente acabe en manos de esta firma tecnológica que está revolucionando el secto tech.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento