Google Nest Cam: vigilar tu casa nunca fue tan fácil

Probamos la cámara de videovigilancia Google Nest Cam.
Probamos la cámara de videovigilancia Google Nest Cam.
20BITS
Probamos la cámara de videovigilancia de Google más cómoda: con batería interna de larga duración, aprendizaje automático e inteligencia artificial integradas y un muy útil soporte magnético para poder colocarla en cualquier parte.
Wochit
Valoración:

A mediados de este año, Google presentó dos nuevos productos de la familia Nest: su primera cámara de vigilancia libre de cables y su primer videoportero, alimentado también con batería. Durante varias semanas he podido probar el dispositivo de videovigilancia en casa y si hay algo que define este producto es la comodidad.

La Nest Cam con batería es la manera más cómoda que tiene Google para estar al tanto de lo que sucede en cada rincón de tu casa. El gigante tecnológico amplía su oferta de productos para el hogar inteligente con este dispositivo, que destaca como decimos por su facilidad de uso, pero también por un diseño muy adecuado a su funcionalidad.

Personalmente, me encanta el punto de que tenga una base magnética, ya que permite ponerla de forma sencilla en muchas superficies. Asimismo, destaca su tecnología avanzada, valiéndose del aprendizaje automático e inteligencia artificial. Te cuento en este análisis todos los detalles sobre la Nest Cam con batería de larga duración, la nueva cámara sin cables de videovigilancia de Google.

Google Nest Cam.
Google Nest Cam.
20BITS

Especificaciones técnicas

  • Dimensiones y peso: 8.3 cm de largo, 8.3 cm de ancho y 398 g de peso
  • Color: blanco
  • Cámara: sensor de 1/2.8 pulgadas y 2 megapíxeles, campo visual diagonal de 130°, zoom digital de 6 aumentos y proporción de 16:9
  • Vídeo: hasta 1080p a 30 FPS, HDR, visualización en vivo las 24 horas todos los días, visión nocturna con HDR y codificación H.264
  • Historial del vídeo: captura y almacena clips de video de la actividad de las últimas 3 horas (ampliable a 60 días con suscripción y siempre que la cámara esté enchufada por cable a una fuente de alimentación)
  • Audio: micrófono y altavoz de alta calidad y audio bidireccional simultáneo con reducción del ruido
  • Detección de movimiento: sensor de movimiento único con campo visual horizontal de 110° de hasta 7.5 m
  • Visión nocturna: hasta 6.10 m de iluminación y 6 LED infrarrojos de 850 nm de alta potencia
  • Redes inalámbricas: Wi-Fi 802.11a/b/g/n (2.4 GHz/5 GHz) y Bluetooth de bajo consumo (BLE)
  • Tecnología integrada: aprendizaje automático en el dispositivo, inicio seguro y actualizaciones de seguridad automáticas, sensor magnetómetro integrado
  • Alimentación: batería recargable de iones de litio de 6 mAh, 3.65 V integrada, cable de carga para interiores de 1 m incluido, adaptador de alimentación USB-A de 7.5 W incluido. Por separado se pueden comprar cables resistentes a la intemperie (disponibles en una longitud de 5 m y 10 m) y otras opciones de alimentación
  • Opciones de montaje: se puede instalar en la pared con 2 tornillos o adherirse de forma magnética a superficies metálicas
  • Temperatura de funcionamiento: de -20 a 40 °C
  • Resistencia a la intemperie: clasificación IP54
  • Precio: 199 euros
Google Nest Cam.
Google Nest Cam.
20BITS

Diseño discreto

El diseño de la Google Nest Cam llama la atención por ser ‘desmontable’. Con ello me refiero a que el dispositivo tiene dos partes diferenciadas: lo que es la cámara en sí y la base en la que se sostiene.

Está fabricada en plástico reciclado y el tamaño y el color son muy discretos, algo que, por otro lado, es lo que pediríamos a una cámara de vigilancia. Que no se vea mucho y que no llame la atención debe formar parte de las exigencias de diseño a un aparato de este tipo.

Lo que no es tan discreto es su peso y cuando la coges es contundente. Sus casi 400 gramos se dejan notar, lo que me hace pensar que es un aparato de vigilancia completo, ya que si viene algún malo no solo serviría para verlo y avisarte, también podría valer de arma arrojadiza de defensa -esto es solo un poco de humor, ¡por favor que nadie pruebe a lanzar medio kilo de cámara contra ninguna persona!-.

Tanto la parte exterior de la cámara como la base se presentan en color blanco mate, bastante agradable al tacto, mientras que el frontal donde se encuentra la lente de la cámara es negro. En el resto del cuerpo tiene el micro y el altavoz, cuya calidad permite audio bidireccional simultáneo con reducción de ruido.

Google Nest Cam.
Google Nest Cam.
20BITS

El hecho de que sea desmontable tiene un motivo principal y este es que la cámara tenga una batería autónoma, que no necesita cables. Así puedes colocar la base donde quieras -bien con sus tornillos, bien en una superficie metálica gracias a su acabado magnético-, tanto en el interior como en el exterior, sin tener que depender de un enchufe. Cuando la energía se agota solo tienes que quitar la Nest Cam de la base, a la que se adhiere mediante un sistema de imanes, y ponerla a cargar.

Ojo, y tiene otra ventaja, puesto que aunque hayas atornillado la base a una pared podrías llevártela solo girándola levemente para desencajar las muescas de la pieza. Y así si la necesitas en otro lugar la puedes trasladar sin problemas. En la caja vienen incluidos tacos para poner en la pared junto a los tornillos.

Cuenta también con un soporte que se vende por separado más elevado que también he probado y que resulta bastante cómodo para el interior de casa.

Según la marca, está diseñada para aguantar cualquier agente atmosférico y aseguran una resistencia a la intemperie de clasificación IP54. Sinceramente, yo solo he podido probarla en casa, ya que por desgracia el dispositivo no viene acompañado de un chalet para pruebas también.

La cámara se puede controlar desde la app Google Home.
La cámara se puede controlar desde la app Google Home.
20BITS

Tecnología de última generación

Nest Cam puede enviarte alertas de personas, animales y vehículos. Cuenta con un sensor de 1/2.8 pulgadas y 2 megapíxeles, campo visual diagonal de 130°, zoom digital de 6 aumentos y proporción de 16:9, ofreciendo unos resultados bastante sobresalientes en comparación con la mayoría de los productos de este tipo que hay en el mercado.

Por supuesto, desde la aplicación en el móvil puedes ver en directo las 24 horas lo que sucede en el lugar donde tengas puesta la cámara, además captura y almacena clips de vídeo de la actividad de las últimas 3 horas -servicio ampliable a 60 días con suscripción y siempre que la cámara esté enchufada por cable a una fuente de alimentación-. La cámara graba en calidad de vídeo 1080p HDR.

Además de ver las imágenes en tiempo real, Nest Cam te permite hablar a través de la cámara y ampliar la imagen. El HDR y la visión nocturna permiten ver con nitidez incluso con el brillo y el contraste bajo, incluso aunque haya poca o ninguna luz.

Una de las ventajas de la bidireccionalidad del audio es que si la utilizas en el exterior puedes, por ejemplo, hablar con un repartidor que viene a dejarte un paquete e indicarle dónde ponerlo.

Cuenta con aprendizaje automático, inicio seguro y actualizaciones de seguridad automáticas como extras en el plano más tech.

Puerto de carga de la batería de la Google Nest Cam.
Puerto de carga de la batería de la Google Nest Cam.
20BITS

Batería: la ausencia de cables es su característica más top

La joya de la corona, en mi opinión, es su autonomía. Lleva una batería recargable de iones de litio de 6 mAh. Incluye un cable de carga para interiores de 1 metro.

La batería de la Google Nest Cam 2 tiene una duración de alrededor de 7 semanas, una cifra bastante impresionante y que te permite no preocuparte durante casi dos meses. Me parece muy cómodo y una buena inversión en este sentido.

Resumen

PUNTUACIÓN 20BITS: 9/10


  • Lo mejor: es muy cómoda y fácil de instalar, de configurar y de manejar.

    ​Lo peor: ten cuidado sobre qué superficie metálica colocas su base imantada, puesto que si es delicada podría rallarla.

Por menos de 200 euros Google pone al alcance de un gran número de personas tener un sistema de vigilancia en casa. Además, este dispositivo plantea otra ventaja muy a tener en cuenta: al contar con batería integrada de larga duración -casi dos meses- te permite una gran autonomía, olvidándote de cables. Y, siguiendo con los puntos a favor, instalarlo es súper sencillo, así como configurarlo.

En el caso de que vivas en una casa tipo chatel, este dispositivo tiene otro beneficio más: si instalas varias cámaras por casa puedes crear en la app Google Home distintas zonas y aplicar en ellas configuraciones diferentes. Y además puedes añadir la suscripción de pago, que amplía de solo grabar las últimas 3 horas a 60 días -siempre que la cámara esté enchufada por cable a una fuente de alimentación-.

El sistema de notificaciones funciona muy bien y recibirás alertas en el móvil de manera inmediata si pasa algo fuera de lo normal, pudiendo además ver una previsualizacion de la grabación que ha realizado la cámara.

En general, si tuviera que elegir una palabra para describir esta cámara de videovigilancia sería comodidad. Me parece muy recomendable.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento