La NASA abre por fin una muestra sellada de la superficie lunar, recogida por el Apolo 17 hace 50 años

El dispositivo que abrirá estas muestras ha sido diseñado por la Agencia Espacial Europea.
El dispositivo ha sido diseñado por la Agencia Espacial Europea.
ESA

En 1972, el astronauta Eugene Cernan recogió una muestra de la superficie de la Luna en un tubo cilíndrico porque tenía la intención de recolectar indicios del suelo y del gas lunar. La mitad inferior del recipiente quedó sellado en el momento y de vuelta a la Tierra, se colocó en una cámara de vacío hasta la actualidad.

Según el comunicado de la Agencia Espacial Europea, el objetivo de este recipiente consiste en preservar la muestra para que los científicos puedan seguir indagando en los conocimientos desconocidos de la Luna y el espacio. No obstante, la NASA está preparada para abrir el tubo con la ayuda de la Agencia Espacial Europa gracias a un dispositivo especializado bautizado como ‘abrelatas Apolo’.

Los científicos suponen que aún permanecerán fluidos de hidrógeno, helio y otros gases nobles que podrían ayudar a comprender la geología lunar y a encontrar mejores formas de almacenar muestras de la Luna, Marte y otros asteroides.

La Agencia Espacial Europea indica que este esfuerzo internacional puede ayudar a desarrollar nuevos contenedores y protocolos de devolución de muestras, particularmente para aquellas ricas en hielo de ubicaciones polares de la Luna y Marte”.

El equipo de la misión Apolo no tuvo en cuenta cómo se podrían extraer los gases del recipiente sellado al vacío, por consiguiente, la NASA ha estado investigando en los últimos años cómo obtener las muestras sin llegar a alterarlas.

Así funciona el dispositivo que extraerá las muestras

El dispositivo que ha desarrollado la Agencia Espacial Europea es una herramienta de perforación que permitirá abrir el tubo de tal manera para que las muestras no se contaminen y puedan ser analizadas como si estuviesen en su entorno natural.

Dicho dispositivo es un sistema que se ha construido con el objetivo de perforar el contenido de muestras ‘Apollo 73001’. Cuando se haya agujerado el tubo, un colector de extracción diseñado por la Universidad de Washington en Saint-Louis (Estados Unidos) recogerá las muestras de gases que se conserven en el interior para enviarlas a los laboratorios con el objetivo de estudiarlas.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento