Logo del sitio

Intel buscando venir a Europa, España queriendo ser la elegida y una Navidad de escasez: así se plantean los próximos meses de la crisis de los chips

Actualmente son muchas las industrias que emplean semiconductores, desde las que fabrican dispositivos tecnológicos hasta la automoción.
Actualmente son muchas las industrias que emplean semiconductores, desde las que fabrican dispositivos tecnológicos hasta la automoción.
Pixabay

Un Black Friday y una Navidad con escasez de productos, la industria en apuros hasta 2023, Intel buscando al mejor postor para establecerse en Europa y España queriendo convertirse en ubicación estratégica: la crisis de los chips sigue trayendo cola.

Las próximas campañas de ventas estarán marcadas por la crisis de suministros debido a la falta de semiconductores, al aumento de la demanda provocado por la crisis sanitaria y a los problemas de transporte en Asia.

Con este panorama, las empresas de venta de aparatos tecnológicos afrontan el Black Friday y la campaña de Navidad con cautela, con previsiones como las de Apple, Nintendo o Lenovo que esperan complicaciones; las de Microsoft, solo en casos puntuales; o las de Samsung y LG, que son más optimistas.

Lenovo ha sido una de las primeras grandes compañías que ha alertado en España sobre posibles problemas de suministro de cara a estas fechas señaladas. De hecho, la multinacional china incluso contempla limitar sus ofertas respecto a otros años, ya que prevé una campaña de Navidad “muy complicada” en la que se podrían producir problemas de existencias. “No va a haber disponibilidad de todos los productos para poder elegir”, advierte el responsable de producto y marketing de Lenovo Iberia, Fabio Capocchi.

Apple también se ha referido recientemente a los problemas derivados de la crisis de semiconductores y la falta de contenedores en China. Durante la presentación de sus resultados, los de Cupertino ya indicaron que la falta de suministros se puede reflejar en sus cuentas en el futuro. En concreto, la tecnológica cree que estas dificultades afectarán a la disponibilidad de productos y, en consecuencia, a sus ventas, con un impacto peor durante los próximos tres meses, claves por el Black Friday y la campaña navideña.

Por su parte, en conversaciones con EFE, desde Microsoft confirman que están trabajando “para superar la adversidad y proporcionar a los clientes toda la gama de opciones” de Microsoft Surface. No obstante, no descartan que alguno de sus productos no esté disponible. 

En cuanto a la videoconsola Xbox, la compañía sí reconoce que existen “una serie de factores que contribuyen a las continuas limitaciones de suministro”, pero añade que están intentando “acelerar la producción y el envío y así poder satisfacer la demanda sin precedentes”.

Con el objetivo de poder “asegurar el stock de los productos” durante el Black Friday y Navidad, las cadenas de distribución de electrónica de consumo como MediaMarkt también se están preparando. Según confirma a EFE su director comercial en España, Samuel González, la compañía ha adelantado a 24 semanas las operaciones de compra y están trabajando “de forma coordinada y permanente con los proveedores” para estar preparados ante la crisis de semiconductores y los problemas de contenedores en Asia. Eso sí, no descarta que “de forma puntual” no encontremos “un producto concreto”.

En el caso de El Corte Inglés, fuentes de la compañía aseguran que comenzaron a trabajar en la campaña de Navidad cuando terminó la temporada pasada y que la afrontan “con las características que tiene”, pero sin hacer previsiones de ventas o stock.

Hasta 2023, de crisis

La crisis de los chips estará completamente superada en 2023, según previsiones de los fabricantes de televisores de ultraalta definición. Así lo ha asegurado Baris Altinkaya, Marketing deputy director de Vestel, fabricante de televisores que acapara el 18% de las ventas en Europa, además de marcas blancas en grandes superficies de los 157 países.

Intel también sostiene que la escasez de chips y, por tanto, el incremento de los precios continuarán hasta dentro de un par de años y que seguro afectarán a la campaña navideña.

Su CEO, Pat Gelsinger, vaticinaba para BBC que es posible que “haya algunos pagarés bajo los árboles de Navidad de todo el mundo este año” en lugar de regalos. “Simplemente todo se queda corto en este momento. E incluso aunque mis compañeros de la industria y yo mismo estemos trabajando como locos para ponernos al día, va a pasar un tiempo [hasta que todo se recupere]”, explicaba, apuntando que las cosas mejorarían “gradualmente” el próximo año, pero que es poco probable que se estabilicen hasta 2023.

Mientras, la industria de los semiconductores bate récord histórico por la alta demanda

La fabricación de semiconductores alcanzaba casi 100 millones de unidades vendidas el pasado mes de junio por primera vez en la historia, una cifra absolutamente récord, y que además representa la primera vez que las grandes fábricas están a casi el 100% de capacidad.

Según un informe de la Semiconductor Industry Association (SIA), el segundo trimestre de 2021 ha sido una temporada sin precedentes históricos y, además, debido a la alta demanda, fabricantes como Samsung o TSMC ya han informado de que han conseguido resultados nunca antes vistos.

Como respuesta al ‘cuello de botella’ que se está produciendo -mucha demanda que la fabricación actual no cubre-, las principales compañías quieren expandir la industria. El informe de SIA indica que se tiene previsto crear 26 nuevas fábricas, tres de ellas en Estados Unidos y el resto en distintos países. No obstante, ponerlas en marcha no será un proceso de hoy para mañana, llevará tiempo.

La pregunta que se hacen los expertos del sector es si la solución no creará un problema futuro con un exceso de producción, lo cual podría abaratar los semiconductores de forma radical.

¿Podría ser España el territorio elegido para establecer nuevas fábricas?

Una de las compañías que ha declarado oficialmente que quiere establecerse en Europa es Intel. Hace unas semanas, la tecnológica descartó públicamente la posibilidad de construir una fábrica en Reino Unido debido al Brexit, así que ahora el resto de países de la Unión Europea, incluido España, ‘se muerden las uñas’ esperando a conocer los elegidos -según las últimas informaciones, planean levantar dos nuevas sedes-.

El proyecto no es cosa menor: la empresa, el mayor vendedor de circuitos integrados de todo el mundo, quiere invertir en la próxima década 80.000 millones en el continente. Hasta la fecha, la presencia de Intel en Europa se limita a una instalación en Irlanda.

El objetivo de la multinacional es aligerar la dependencia que el Viejo Continente tiene del sudeste asiático en lo que a semiconductores se refiere. Actualmente, solo aproximadamente uno de cada diez chips que se comercializan se ha fabricado en territorio europeo. Supuestamente la decisión se conocerá a finales de este 2021 y por el momento únicamente sabemos lo que el CEO de Intel dijo hace unos días a la BBC: que hay 70 potenciales ubicaciones en lista y que una decena de países habían presentado propuestas.

Entre todas esas propuestas también está, claro, España. La ciudad de León es una de las que se ha lanzado a ofrecerse como destino. Sin embargo y lamentablemente, nuestro país no es de los candidatos que más suenan: aunque Intel se mantiene callado y no revela nada, Gelsinger ha realizado varias visitas y ha mantenido contactos con las altas esferas de países como Alemania, Italia o Francia, incluso se ha dejado ver en público con el presidente galo, Emmanuel Macron. También ha trascendido que Bélgica, Polonia y Países Bajos se han presentado para ser elegidos.

Sin embargo, como apuntan desde algunos medios de comunicación como El Confidencial, la razón de este silencio no se debe solo a la indecisión o la búsqueda de la mejor ubicación geográfica: esta industria, como otras tantas, migró a Asia en su momento por varias razones, entre ellas el precio de la mano de obra, pero sobre todo una política medioambiental más laxa para una actividad que conlleva un altísimo consumo de recursos hídricos.

Creación de la Asociación Industrial de Semiconductores de España

En esta tesitura, cuatro empresas españolas han fundado la primera Asociación Industrial de Semiconductores de España. El grupo se encuentra compuesto por las compañías Wiyo (Yocto Technologies) Imasenic, Kdpof e ICMálaga, según un comunicado.

La asociación tiene como finalidad “dar cobertura a las necesidades nacionales e internacionales, a través de innovaciones 100% diseñadas en España”. Con esta unión, las empresas pretenden lograr los medios necesarios para “poder impulsar el diseño y la evolución de semiconductores al nivel de los países más reconocidos en este ámbito”.

Al mismo tiempo, buscan abrir la posibilidad a otras compañías internacionales relacionadas con el sector -entre las que se incluyen fábricas de micro y nanochips, así como a empresas que sean necesarias dentro del ecosistema- para que apuesten por España como un centro tecnológico con opciones y capacidades disruptivas.

¿Y a qué se debe todo esto?

Seguramente no es lo primero que lees sobre la llamada ‘crisis de los chips’. Pero, por si todavía no tienes claro cuáles son los motivos de esta situación en la industria, desde PcComponentes explican de forma resumida las claves de este problema mundial.

Específicamente, la crisis sanitaria trajo un descenso de la capacidad de producción de las plantas de fabricación de semiconductores. “Recordemos que durante varias semanas, las fábricas permanecieron cerradas y después su producción fue más baja a lo que venía siendo habitual”, afirman.

A la par, el aislamiento y el mundo pandémico propició un cambio de hábitos que dispararon la demanda de tecnología a nivel mundial. “El teletrabajo y la educación a distancia, principalmente, acabaron con todo el stock disponible y desde entonces la demanda siempre ha sido extraordinariamente mayor a la oferta”, añaden.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento