Qué pasa si comes cereales de desayuno cada día

Un bol de cereales para el desayuno.
Un bol de cereales para el desayuno.
GTRES

Los cereales son uno de los alimentos típicos para el desayuno, por lo que son muchas las personas que los consumen de forma diaria, formando parte de la dieta habitual y teniendo, por tanto, efectos directos sobre la salud. 

Antes de hablar del aporte nutricional de los cereales, hay que distinguir los diferentes tipos de cereales que se pueden encontrar para el desayuno, ya que es un producto que se obtiene industrialmente a partir de diferentes tipos de cereales, destacando el trigo, el maíz, el arroz y la avena. 

Estos son sometidos a diferentes procesos, momento en el que se le suelen añadir diferentes ingredientes como azúcar, miel, caramelo, frutas o chocolate, entre otros muchos. Así, los componentes nutricionales de cada uno de ellos varía enormemente. 

La Fundación Española de Nutrición (FEN) distingue tres tipos diferentes de cereales: 

  • Cereales integrales: suelen tener forma de copos y es la forma más simple de procesar los cereales. Si se consumen acompañados de leche, yogur o zumo aumenta el valor nutritivo. 
  • Copos procesados: se elaboran con una harina más o menos refinada y no del grano entero. Suelen estar adicionados de sal o azúcar para darles sabor, además de estar enriquecidos en vitaminas y minerales para compensar las pérdidas de estos nutrientes al emplear harinas refinadas.
  • Cereales inflados: se elaboran insuflando aire a presión en pequeños fragmentos de masa hecha con la harina de diversos granos. El producto resultante es esponjoso, ligero y crujiente, pero menos nutritivo que los copos de cereales integrales.

Valores nutricionales de los cereales

En rasgos generales, los cereales que se suelen consumir para el desayuno poseen en su composición una mayoría de hidratos de carbono complejos, que son aportados principalmente por las harinas empleadas, así como por los azúcares simples y otros ingredientes añadidos, como las frutas o el chocolate. 

"En algunos casos alcanzan el 90% de la composición y en menor proporción se

encuentran otros nutrientes como proteínas, grasas, fibra, vitaminas y minerales", tal y como indican desde FEN. 

"La proteína que aportan es de calidad intermedia, ya que es deficitaria en el aminoácido esencial lisina", puntualiza la organización. Además, la mayoría de estos productos suelen ser poco grasos, a no ser que incluyan chocolate, coco, frutos secos u otros ingredientes. 

Por otro lado, los cereales tienen fama de ser productos con alto contenido en fibra, aunque este componente puede variar mucho de unos cereales a otros. Normalmente, la fibra es más abundante en las variedades de cereales integrales o que incluyan frutos secos o frutas desecadas. 

Por último, los cereales se fortifican en diversas vitaminas (B1, B2, B3, B6, folatos, B12 y vitamina D) y se suelen enriquecer además con hierro, calcio y magnesio, aunque estas vitaminas y los minerales también varían en la composición de los diferentes tipos. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento