¿Qué es la alimentación consciente y en qué consiste?: los beneficios de practicar la atención plena al comer

<p>Una persona comiendo en una imagen de archivo.</p>
Comer prestando atención a los alimentos.
GTRES

Además de tener un fin nutritivo, cuando comemos establecemos una relación con los alimentos, y las emociones también juegan un papel fundamental. Tanto es así que muchas personas que sufren ansiedad tienden a consumir con un mayor impulso y de forma más rápida.

El ritmo frenético de la sociedad actual hace que en ocasiones no se preste la suficiente atención a la hora de ingerir los alimentos y se coma con prisa mientras realizamos otro tipo de actividades, como ver la televisión. Pero, ¿cuáles son los beneficios de mantener la atención plena mientras comemos? El 'mindful eating' o alimentación consciente consiste en centrarnos en el momento presente, esto es, en el acto de comer.

Incorporar un proceso de autoconocimiento

Como destacan desde el Centro Lys especializado en psicología nutricional, la alimentación consciente consiste en "desplegar todas las sensaciones, pensamientos y emociones que sobrevienen en torno al acto de comer". Así, se trata de tener "una relación sana" con los alimentos y tomar conciencia "de qué se come, cuánto se come, cómo se come y por qué se come".

Por tanto, no se trata de seguir una dieta, sino de llevar a cabo un proceso de conocimiento para disfrutar realmente de la comida prestando atención a todos los sentidos y sensaciones. El objetivo de la alimentación consciente es conocer la forma en la que comemos y cómo lo hacemos para hacerlo de forma saludable.

La importancia de una relación equilibrada con la comida

Las personas incorporan "patrones disfuncionales de relación con la comida" y otorgan al acto de comer "el poder de cubrir necesidades ajenas al hambre", explica en un artículo María Cristina Martínez Brotons, psicóloga de la Unidad de Obesidad Quirónsalud Valencia. 

En este sentido, el verdadero problema es "la gran desatención y desconexión con las señales del propio cuerpo", añade. Por ello, la alimentación consciente propone un modelo de relación basado "en la atención a las propias señales internas, equilibrando tres fuerzas: la satisfacción, el cuidado y la salud".

¿Cómo aplicar el 'mindful eating'?

La principal recomendación para aplicar este método es alcanzar un óptimo estado de relajación. Así, "antes de cualquier ingesta haz varias respiraciones que te sitúen mental y físicamente donde estás", destacan en el Centro Lys. De esta manera, se entrena la atención plena en el momento presente, que es el acto de comer. 

A la hora de ingerir los alimentos, hay que hacerlo "despacio y degustando cada pequeña porción". De tal manera que la mente se centre únicamente "en los diferentes colores, sabores, sonidos, gustos y texturas". Por eso es importante alejar cualquier otro pensamiento que no tenga que ver con el acto de comer, evitar las distracciones y las preocupaciones, así como estar pendiente del teléfono móvil o realizando otras tareas.

Pero, ¿cómo podemos comenzar a aplicarla en nuestro día a día? Desde la Fundación Española de la Nutrición (FEN) ofrecen los siguientes consejos para poner en práctica la alimentación consciente y conectar con el "aquí y ahora":

  • Evita comer si no tienes hambre. "Es preferible seguir las señales de apetito y saciedad".
  • Come de forma tranquila y sin prisas porque es importante "dedicar el tiempo necesario y hacerlo en un ambiente agradable".
  • Presta atención a los productos que estás consumiendo. 
  • Mastica la comida despacio y saborea los alimentos, para que además la digestión sea más fácil.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento