Logo del sitio

¿Qué es el trastorno antisocial de la personalidad y cómo es posible identificarlo?

El trastorno antisocial de la personalidad puede provocar graves problemas socioeconómicos.
El trastorno antisocial de la personalidad puede provocar graves problemas socioeconómicos.
PEXELS

Los trastornos de la personalidad constituyen un grupo complejo de condiciones que afectan a cómo las personas se relacionan con los demás y a cómo se desempeñan en su vida diaria. Uno de los más importantes es el trastorno antisocial de la personalidad.

¿En qué consiste el trastorno antisocial de la personalidad?

A grandes rasgos, el trastorno antisocial de la personalidad se caracteriza por que la persona que lo sufre no discierne entre el bien y el mal, y a menudo ignora el impacto de sus acciones en los demás. Por ello, pueden mostrarse indiferentes o incluso crueles hacia otras personas. Igualmente, frecuentemente no muestran sentimientos de culpa o remordimiento.

En algunos casos, este tipo de tendencias llevan a los pacientes con este trastorno a tener problemas legales, socioeconómicos o relacionados con el consumo de alcohol u otras sustancias.

Se desconoce cuáles son sus causas exactas, pero sí se sabe que existe una serie de factores de riesgo: el diagnóstico de trastornos de conducta infantil, los antecedentes familiares de problemas de salud mental, el maltrato o la negligencia durante la infancia y la vida familiar inestable o violenta durante la infancia.

¿Cómo se puede detectar?

Hay algunos rasgos conductuales que pueden apuntar a que una persona padece este tipo de trastorno de la personalidad. Por ejemplo, estos pacientes pueden mostrar desprecio por el bien y el mal, pueden embarcarse en mentiras y engaños persistentes, mostrarse insensibles o irrespetuosos hacia los demás, usar su encanto para obtener beneficios de los demás, mostrar arrogancia o sentido de superioridad, tener frecuentes problemas legales, violar los derechos de otros, mostrar impulsividad, mostrar agresividad o violencia, no expresar remordimiento por acciones que han dañado a otros, tomar riesgos innecesarios, mantener relaciones personales pobres o abusivas, y faltar repetidamente al cumplimiento de sus obligaciones.

A menudo, los primeros síntomas (agresión hacia personas o animales, destrucción de objetos, uso del engaño, robo, violaciones graves y repetidas de las normas) aparecen antes de los 15 años de edad.

En algunas personas, el trastorno puede provocar graves problemas socioeconómicos como la perpetración de violencia machista o intrafamiliar, problemas con el consumo de sustancias, ingreso en prisión, el desarrollo de conductas homicidas o suicidas, la comorbilidad con otros trastornos psiquiátricos (trastornos depresivos o de ansiedad principalmente), dificultad para salir de la pobreza o muerte violenta.

¿Se puede tratar?

Aunque se considera un trastorno generalmente difícil de tratar, algunos pacientes sí logran experimentar ciertas mejorías, especialmente en sus relaciones con otras personas y con la sociedad en su conjunto.

Normalmente, la estrategia se centra en psicoterapia (con un foco en el manejo de la ira y la violencia, el tratamiento de posibles adicciones y el tratamiento de trastornos asociados) y farmacología (para controlar los trastornos asociados; eso sí, es importante la cautela con aquellos medicamentos con potencial de abuso).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento