Qué es una lipoescultura: diferencias con la liposucción y riesgos de la intervención quirúrgica

Tras la operación hay que someterse al consejo del profesional.
Tras la operación hay que someterse al consejo del profesional.
Tras la operación hay que someterse al consejo del profesional.

La lipoescultura es un tipo de cirugía estética que se centran en el contorno del cuerpo con el objetivo de corregir aquellas zonas corporales concretas en las que se acumula la grasa, la cual suele ser resistente incluso a las dietas alimentarias.

Aunque se confunde en muchas ocasiones con la famosa liposucción y los dos términos se usan indistintamente, hay algunas diferencias entre ellas, además de que esta intervención quirúrgica, al igual que todas, posee algunos riesgos que se deben conocer.

¿Qué es la lipoescultura?

La lipoescultura consiste en hacer una intervención quirúrgica para remodelar el cuerpo, extrayendo la grasa de ciertas zonas donde pueda estar localizada. Esta operación puede durar entre una y tres horas, aunque depende de la cantidad y y la zona. 

Tal y como indican desde Quirón Salud, los pasos de la lipoescultura pasan por: 

  1. Realizar una pequeña incisión para introducir una cánula de liposucción. El otro extremo de la cánula se une a una máquina que produce vacío o a una jeringa especial. 
  2. El cirujano mueve la cánula entre los depósitos grasos, disolviéndola y succionándola. 
  3. A veces se realizan incisiones adicionales en zonas poco visibles para eliminar todos los depósitos de grasa.

Diferencias entre liposucción y lipoescultura

En primer lugar hay que saber que toda aquella intervención que consista en disolver la grasa localizada en alguna parte del cuerpo y se extraiga a través de una cánula por un efecto de succión debe ser llamada liposucción.

Teniendo esto en cuenta, basta con explicar que la lipoescultura tiene un matiz respecto a la liposucción: el de remodelar el cuerpo. Así lo explican desde Sanitas, donde recogen que es por eso que el término contiene la palabra 'escultura'. 

Esto no quiere decir que se trata de eliminar la grasa de las zonas donde sobra, algo que puede ser así en algunos casos, mientras que en otros se puede usar la grasa sobrante para ponerla en otros lugares y darle al cuerpo una determinada forma. 

Riesgos de la lipoescultura

Los resultados de la lipoescultura son inmediatos, aunque la recuperación es gradual. Así, se debe comenzar a estar activo lo antes posible, ya que cuanta más actividad hay, mayor y más rápida es la recuperación.

Concretamente, se debe saber que tras esta operación el cuerpo se nota más pesado, mientras que las áreas afectadas estarán inflamadas y tendrán hematomas.

Además de esto, la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos recoge una serie de riesgos que conviene conocer respecto a las liposucciones: 

  • Figura desigual, piel ondulada o flácida
  • Daño a la piel o nervios
  • Pigmentación irregular
  • Infección
  • Coágulos de grasa o de sangre
  • Pérdida excesiva o acumulación de líquidos
  • Mala cicatrización 
  • Complicaciones con la anestesia
  • Decoloración o hinchazón de la piel
  • Dolor que puede persistir y cambios en la sensibilidad de la piel
  • Daños a estructuras internas tales como nervios, vasos sanguíneos, músculos, pulmones y órganos abdominales
  • Trombosis venosa profunda, complicaciones cardíacas y pulmonares
20minutos

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento