Logo del sitio

Los periodos de miedo en los cachorros, cuándo ocurren y cómo actuar

  • En el desarrollo normal de los perros hay periodos en los que son más sensibles a los miedo. Deberemos actuar correctamente para que no desemboquen en fobias en el futuro. 
Los perros pasan por varios periodos en los que sin especialmente sensibles al miedo
Los perros pasan por varios periodos en los que sin especialmente sensibles al miedo
Moshe Harosh / Pixabay

Durante las primeras etapas de la vida de los perros, cuando son cachorros, su desarrollo, tanto físico como social se divide en varias fases. Cada una de estas fases, y las experiencias que vivan en ellas, serán vitales para su desarrollo, pues marcarán su carácter de por vida. Nuestro objetivo será, por tanto, respetar y aprovechar estas fases debidamente para que el resultado sea un perro adulto equilibrado. Para lograrlo, hay que tener en cuenta también que durante algunos de estos periodos, los cachorros son especialmente susceptibles a desarrollar miedo, un miedo que debemos saber manejar adecuadamente para que no desemboquen en fobias en el futuro.

¿Qué son los periodos de miedo y cuándo se producen?

El cachorro o el perro adolescente pasan por periodos en los que empieza a experimentar miedo sin razón aparente y frente a estímulos a los que antes no reaccionaba. Estos periodos son normales, forman parte del desarrollo normal del perro y suelen darse en los cambios de una etapa a otra. Al experimentar cambios importantes en su vida y enfrentarse a situaciones, cosas, personas, etc., que aún no conoce y que le provocan incertidumbre, el cachorro suele reaccionar con miedo. Estos periodos especialmente sensibles suelen darse:

•Alrededor de las 6-10 semanas. El cachorro gana mucho en movimiento, lo que lleva a empezar a alejarse de la madre y encontrarse con estímulos que antes no conocía, por lo que es normal que tienda a esconderse. Se produce justo antes del destete natural, y suele refugiarse mucho en su madre, hermanos… por lo que es muy importante que en este periodo no se le separe de su madre. Además, el cachorro está ya metido de lleno en una importantísima fase de su desarrollo: la socialización.

•Entre los 4 y los 6 meses. Durante este periodo suele terminar la licencia de cachorro, que es una etapa en la que los perros adultos dejan que hagan trastadas o les moleste sin increparles. Al terminarse esta etapa, los perros adultos empiezan a cambiar su actitud con ellos. No son tan complacientes y los cachorros tienen que aprender de ellos, lo que convierte a esta fase en especialmente sensible a los miedos.

•Entre los 8 y los 14 meses. Empieza la madurez sexual y los perros adolescentes tienen que aprender a relacionarse con el resto de otra manera, empiezan a tener un sentido grupal… En esta fase, el miedo puede llevarles a no querer participar en el grupo, a no intervenir…

Cómo actuar durante estas fases

Si los cachorros siguen un desarrollo normal, estos periodos pueden ser más o menos breves, de algunos días o de varias semanas, pero pasan. Si estos miedos no desaparecen o se alargan más de lo debido, estos pueden interceder en su desarrollo y su carácter a largo plazo y dar lugar a perros desequilibrados, con estrés, que tengan miedo a todo o que no sepan relacionarse con otros canes.

Para que esto no ocurra, debemos:

•Evitar un destete prematuro. Separar al cachorro de su madre y sus hermanos antes de tiempo, en un periodo que es especialmente sensible a los miedos, hará que estos se acrecienten, pues deberá enfrentarse, sin estar aún preparado, a un nuevo entorno sin el apoyo y la seguridad que da la madre.

•Cuidar mucho la fase de socialización. Para que no desarrollen miedo hacia las personas, animales u otros perros, es importante, entre las tres semanas y los tres meses, aproximadamente, exponer a los cachorros a estos estímulos. Eso sí, la exposición deberá ser progresiva, sin agobiarle ni precipitarnos, o podríamos provocar el efecto contrario.

•Exponerle a los estímulos poco a poco. Como pasa con la exposición a otros perros durante la socialización, el cachorro debe someterse a los estímulos nuevos de forma gradual, jugando y siempre respetando sus ritmos.

•Respeta su libertad. Vigílalo para que no sufra ningún daño, pero déjalo explorar. Si se enfrenta a situaciones nuevas sin ponerse en peligro y sin asustarse demasiado, no intervengas. Si crees que es demasiado miedoso, acompáñalo en una exposición gradual a los nuevos estímulos.

•Mantener la calma y educar en positivo. A veces, lidiar con un cachorro puede ser difícil, pero si nos enfadamos demasiado con él, le increpamos, gritamos, castigamos, etc., solo conseguiremos criar a cachorro con miedo, no educarlo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento