WhatsApp vuelve a la carga con los cambios en su política de privacidad

La compañía ha publicado una actualización sobre sus condiciones en su blog.
La compañía ha publicado una actualización sobre sus condiciones en su blog.
WhatsApp

El culebrón de los cambios en las condiciones de uso de WhatsApp parece que no acaba nunca. A no ser que hayas vivido alejado de las pantallas los últimos meses, sabrás que el servicio de mensajería protagonizó una intensa polémica a principios de año por motivos relacionados con su privacidad: dicho de forma resumida, la compañía obligaba a sus usuarios a aceptar sí o sí las nuevas normas si querían seguir usando la plataforma.

El problema estaba en cómo esos cambios en las Condiciones del servicio y Política de privacidad afectaban a la gestión de los datos personales en algunos países -no en la Unión Europea y por tanto tampoco en España-. WhatsApp no logró explicar claramente qué compartiría y qué no con otras empresas, especialmente con su compañía matriz Facebook.

Todo este lío causó mucho revuelo y WhatsApp decidió dar marcha atrás temporalmente y retrasar la fecha límite en la que los usuarios debían aceptar las nuevas condiciones de uso. Pero el último comunicado en su blog informa de que el plan sigue adelante y nos cuenta cómo planean ponerlo en marcha.

Nueva estrategia

“Hoy nos gustaría compartir cómo planeamos pedirles a los usuarios de WhatsApp que revisen nuestras Condiciones del servicio y Política de privacidad. A principios de este año, nos encontramos con una gran cantidad de rumores e información errónea relacionada con esta actualización, por lo que continuamos trabajando arduamente para aclarar cualquier confusión”, indican desde la compañía.

Añaden que, tal como ya habían anunciado, están desarrollando “nuevas maneras para chatear con empresas o hacer compras en WhatsApp”, que son “totalmente opcionales”, según destaca el comunicado. Por otra parte, prosiguen, “los mensajes personales que envías continuarán estando cifrados de extremo a extremo siempre”, por lo que la compañía nunca podrá “leerlos ni escucharlos”. Desde que se desató la polémica el servicio de mensajería instantánea ha insistido mucho en este punto, tal vez tratando de volver a ganarse la confianza del público.

De nuevo, intentan explicar cuál es el papel de Facebook en todo esto: “Algunas funciones de compras [dentro de la app] están integradas con Facebook a fin de que las empresas puedan administrar sus inventarios a través de las aplicaciones. Esto se indica directamente en WhatsApp para que las personas puedan elegir si desean comunicarse con las empresas o no”.

La compañía afirma que este es uno de los motivos por los que la app es gratuita. “Creemos que es importante que las personas sepan por qué es posible que WhatsApp sea gratis. Cada día millones de personas eligen comunicarse por WhatsApp con empresas porque es más fácil que llamarlas por teléfono o intercambiar mensajes por correo electrónico. Les cobramos a las empresas (no a los usuarios) por usar WhatsApp para brindar ese servicio al cliente”.

Competencia creciente

Recordemos que la compañía de Mark Zuckerberg sufrió un tremendo varapalo cuando inicialmente se hizo pública toda este información, perdiendo bastantes usuarios, que se fugaron en masa a otras plataformas de mensajería y chat como Telegram o Signal. De hecho, estas superaron a WhatsApp en la lista de las apps más descargadas el pasado mes de enero.

Ante esto, WhatsApp responde también en el comunicado publicado este jueves: “Durante este tiempo, es natural que algunas personas prueben otras aplicaciones para ver qué ofrecen. Hemos visto que algunos de nuestros competidores han alegado que no pueden ver los mensajes de sus usuarios, pero si una aplicación no ofrece el cifrado de extremo a extremo de manera predeterminada, eso significa que los mensajes pueden ser leídos por terceros”.

Otras apps, continúa diciendo el mensaje del blog, “afirman que son mejores porque recopilan menos información que WhatsApp. Sin embargo, creemos que las personas buscan aplicaciones que sean tanto confiables como seguras, incluso cuando sea necesario para ello que WhatsApp tenga acceso a cierta información limitada. [...] Continuaremos desarrollando nuevas maneras de estar a la altura de nuestra responsabilidad utilizando cada vez menos datos, no más”.

A pesar de este revés y del crecimiento de las mencionadas plataformas, WhatsApp sigue siendo el servicio de mensajería instantánea más utilizado del mundo -también el más utilizado en España-.

Solución: usar los Estados de WhatsApp

Como solución, WhatsApp pensó en usar una forma de comunicación mucho más directa: “Estuvimos reflexionando sobre cómo podríamos haber comunicado mejor esta información. Queremos que todas las personas estén al tanto de nuestro compromiso continuo con la defensa del cifrado de extremo a extremo y con la protección de la privacidad y seguridad de nuestros usuarios. Por lo tanto, estamos usando la función Estados para compartir nuestros valores y actualizaciones”. 

Todos estos lazos y buenas intenciones no olvidan, sin embargo, el objetivo de WhatsApp, que es que quienes usamos la plataforma acabemos por aceptar las nuevas Condiciones del servicio y Política de privacidad.

“En las próximas semanas, publicaremos un banner en WhatsApp con más información que las personas podrán leer a su propio ritmo. Además, incluimos información adicional para tratar de abordar las preocupaciones que hemos escuchado. Después de un tiempo, comenzaremos a recordarles a los usuarios que revisen y acepten estas actualizaciones para seguir usando WhatsApp”, explica la compañía.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento