Me duele el codo al hacer fuerza, ¿cuáles pueden ser las causas?

  • Las lesiones más comunes que pueden provocar dolor de codo al hacer fuerza son las tendinitis, aunque también puede haber detrás enfermedades reumáticas. 
El dolor de codo puede tener múltiples causas. Las tendinitis son las más comunes.
El dolor de codo puede tener múltiples causas. Las tendinitis están entre las más comunes.
Anastasia Gepp / Pixabay

El codo es una articulación, y como tal está compuesta por músculos, tendones, ligamentos, huesos, cartílagos… Cuando alguno de estos tejidos se lesiona o les lástima, pueden provocar muchas molestias, como dificultades para mover el codo y, sobre todo, dolores, que se presentan especialmente cuando lo movemos o hacemos fuerza.

Aunque hay múltiples causas que pueden provocar dolores de codo cuando hacemos fuerza, destacan especialmente las tendinitis, inflamaciones y fracturas de los tendones, que son los tejidos que fijan el músculo al hueso. Otras patologías como las bursitis o la artrosis también pueden provocar molestias y dolores en la zona.

Las lesiones del codo no traumáticas más comunes

Cuando sufrimos un traumatismo, como caídas, practicando deporte, levantando peso bruscamente, etc. lo normal es que la lesión que nos provoquemos la veamos de manera inmediata, ya sea una rotura, esguince, una luxación, fracturas óseas, etc.

Sin embargo, hay otras lesiones que siendo más silenciosas y que no se deben sólo a un traumatismo, sino a movimientos repetitivos, prácticas deportivas, malas posturas... En estos casos, en dolor suele aparecer progresivamente y presentarse, al menos al principio, solo cuando hacemos determinados movimientos o cuando hacemos fuerza. Aunque hay muchas lesiones que pueden provocar estos síntomas, hay algunas que provocan la inmensa mayoría de las molestas en el codo. Algunas de ellas son, según la Arthritis Foundation:

•Epicondilitis (codo de tenista). La epicondilitis se produce cuando se inflama el epicóndilo, el tendón que une los músculos del antebrazo al hueso lateral del codo. Esta lesión está muy presente en personas que practican tenis, de ahí su nombre, pero también está relacionada con otras actividades como la jardinería o actividades que requieran usar herramientas o mover las muñecas de manera prolongada o incluso por el uso continuado del ratón del ordenador. Esta lesión produce dolor en la parte exterior del codo que con frecuencia irradia desde la parte externa del codo hacia el antebrazo y dorso de la mano. Empeora con el tiempo, al sujetar o al girar la muñeca.

•Epitrocleitis (codo de golfista). El codo de golfista tiene lugar cuando, a consecuencia de someter a un sobresfuerzo a los músculos anteriores del antebrazo, se producen microlesiones e inflamaciones en el tendón. El dolor que produce se nota en la parte interior del codo sobre todo al mover el codo o la muñeca, al cerrar el puño, y, cuando está más avanzado, incluso en reposo.

•Irradiación cervical. A veces el dolor en el codo no proviene de la articulación, sino que es una irradiación de la zona cervical. Esto se debe a que una contractura en la zona, una hernia, etc. comprima e irrite los nervios que pasan por el codo -como el cubital- provocando dolor, además de otros síntomas como hormigueos.

•Bursitis olecraniana (codo de estudiante). Las bursitis se producen cuando se inflama la bursa, un saco lleno de líquido que actúa como amortiguador entre los músculos, los tendones y los huesos. Esta inflamación se produce cuando se somete a esta zona a una presión continuada, como, por ejemplo, al apoyar mucho tiempo los codos cuando se estudia, de ahí el nombre de esta lesión. Además de dolor, provoca una visible una protuberancia en el codo.

•Tendinitis bicipital. Otro tipo de tendinitis que afecta al codo es la que une el codo con el bíceps y se produce por realizar movimientos repetitivos, como levantar pesas. El dolor que provoca es en la cara anterior del codo, tanto en reposo como en actividades que supongan la flexión y extensión del codo.

•Distensión muscular. Cuando algún musculo que rodea el codo se somete a una sobrecarga, puede provocar contracturas o desgarros que produzcan dolor, especialmente al hacer esfuerzos.

Este tipo de lesiones son más frecuentes en personas jóvenes y, a menudo, si se detectan a tiempo no requieren más tratamiento que reposo, antiinflamatorios o fisioterapia. Solo en algunos casos será necesario acudir a un especialista, tratamientos ortopédicos o la cirugía.

Otras enfermedades que pueden producir dolor en el codo

Aunque son menos frecuentes que la anteriores, también hay otras enfermedades que pueden producir dolor en el codo cuando hacemos fuerza. Muchas de estas enfermedades suelen ser de tipo reumático, como artritis reumatoide (que provoca la inflamación de la articulación), artrosis (cuando se desgasta el cartílago de la articulación), gota (artritis provocada por la acumulación de ácido úrico en la sangre), lupus (enfermedad autoinmine que afecta a las articulaciones), osteocondritis disecante (el desprendimiento de un fragmento de hueso en la articulación), osteoporosis o incluso la psoriasis.

En cualquier de estos casos, será necesaria la intervención de un especialista en reumatología, que, tras el diagnóstico, recomendará el tratamiento adecuado en cada caso. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento