The Line, la futurista ciudad sostenible sin calles ni coches que quiere construir el príncipe de Arabia Saudí

The Line es una ciudad construida en un línea recta de 170km con comunidades hiperconectadas.
The Line se edificará en 3 capas: peatonal, servicios y calles y la del tráfico.
NEOM

Les presento The Line, una ciudad de un millón de habitantes con una longitud de 170 km que preserva el 95% de la naturaleza dentro de NEOM, con cero coches, cero calles y cero emisiones de carbono”. Así empezaba el discurso de Mohammed bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí, para mostrar los planes para crear la urbe más sostenible del mundo.

NEOM es una zona industrial y de negocios al noroeste de la península Arábiga, frente al Golfo de Aqaba, que costó unos 500.000 millones de dólares y está destinada a ayudar al reino a diversificar su economía basada en el petróleo.

La idea general de The Line es construir diversas “comunidades hiperconectadas” alrededor de la naturaleza, sin carreteras ni automóviles. “Es una respuesta directa a algunos de los desafíos más urgentes que enfrenta la humanidad hoy en día, como el legado que estamos dejando en infraestructura, contaminación, tráfico y congestión humana”, dicen en un comunicado.

Además, tiene como objetivo contribuir con 380.000 puestos de trabajo en el futuro y 180.000 millones de SAR -unos 40.000 millones de euros- al PIB nacional para 2030. The Line se apoya en áreas agrícolas, con cultivos locales y sostenibles para la producción de alimentos.

The Line es una ciudad construida en un línea recta de 170km con comunidades hiperconectadas.
The Line es una línea recta de 170km con comunidades hiperconectadas.
NEOM

La ciudad es una línea recta desde la costa del Mar Rojo hasta las montañas y se creará ‘por capas’. A nivel del suelo estará la capa peatonal, libre de todo tipo de tráfico, pues las carreteras y calles son reemplazadas por plazas y se pueden caminar bulevares llenos de parques y espacios verdes. 

En el primer subnivel la capa ‘de servicio’ contendrá toda la infraestructura vital de la ciudad oculta a la vista: calles, casas, comercios...

Por último, la tercera capa ‘de columna’ estará debajo y estará dedicada al tránsito de ultra alta velocidad, incluido el transporte de pasajeros y carga habilitado por inteligencia artificial. El transporte de alta velocidad conectará la ciudad de un extremo a otro.

The Line, la futurista ciudad sostenible sin calles ni coches que quiere construir el príncipe de Arabia Saudita

“A lo largo de la historia, las ciudades se construyeron para proteger a sus ciudadanos. Después de la Revolución Industrial, las ciudades priorizaron las máquinas, los coches y las fábricas sobre las personas. En las ciudades que se consideran las más avanzadas del mundo, la gente pasa años de su vida viajando para llegar a los sitios -trabajo, colegio...-. Para 2050, la duración de estos viajes diarios se doblará”, decía Mohammed bin Salman.

No solo eso: para 2050, añadía, mil millones de personas tendrán que reubicarse debido al aumento de las emisiones de CO2 y del nivel del mar. “El 90% de las personas respiran aire contaminado, ¿por qué deberíamos sacrificar la naturaleza en aras del desarrollo? ¿Por qué deberían morir cada año siete millones de personas a causa de la contaminación? ¿Por qué deberíamos perder un millón de personas cada año debido a accidentes de tráfico? ¿Y por qué deberíamos aceptar perder años de nuestras vidas viajando?”, subrayaba.

La ciudad se conecta con 4 ecologías distintas: costa, desierto, montañas y valles.
La ciudad se conecta con 4 ecologías distintas: costa, desierto, montañas y valles.
NEOM

The Line, concluía, es la primera ciudad que se ha diseñado en 150 años en torno a las personas en vez de a las carreteras. La transitabilidad definirá la vida en esta urbe: todos los servicios diarios esenciales, como escuelas, centros de salud, instalaciones de ocio o espacios verdes, estarán a cinco minutos a pie.

“Las soluciones de tránsito de ultra alta velocidad y movilidad autónoma facilitarán los viajes y brindarán a los residentes la oportunidad de recuperar tiempo para dedicarlo a la salud y el bienestar”, destacan. Se espera que ningún viaje sea más largo de 20 minutos.

Las comunidades de The Line serán “cognitivas”, impulsadas por inteligencia artificial, “aprendiendo continuamente formas predictivas de hacer la vida más fácil, creando tiempo tanto para los residentes como para las empresas”. Se estima que el 90% de los datos disponibles se aprovecharán para mejorar las capacidades de la infraestructura, “mucho más allá del 1% que normalmente se utiliza en ciudades inteligentes existentes”.

La ciudad se impulsará al 100% por energía limpia y renovable, a partir de energía solar, eólica e hidroeléctrica, proporcionando “entornos libres de contaminación, más saludables y más sostenibles para los residentes”. 

La construcción de The Line comenzará en el primer trimestre de 2021.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento