Estos son los adornos de Navidad que pueden resultar tóxicos para tu perro o gato

Adornos de Navidad
Adornos de Navidad y sus riesgos para los animales.
Pixabay/oliverromero

A pocas semanas de que comience la Navidad, muchas personas han comenzado a decorar su casa para la ocasión con motivos navideños como el árbol, las guirnaldas, las bolas de Navidad, las luces, el belén o plantas como la flor de pascua. 

Sin embargo, si tienes mascotas en casa, debes prestar especial atención a los adornos que colocas para evitar riesgos, ya que tanto gatos como perros tienden a jugar con ellos o a morderlos al despertar su curiosidad. Pero, ¿sabías que algunos de estos elementos decorativos pueden ser tóxicos?

El árbol de Navidad y sus adornos

El elemento de decoración por excelencia en un hogar es el árbol, pero debemos tener especial precaución si se trata de un abeto natural. Tal y como explican en el centro Clinicanimal, hay que evitar que nuestra mascota beba del agua de la maceta, "ya que puede contener insecticidas que resulten tóxicos", al igual que si muerde sus hojas. 

De hecho, ya sean naturales o artificiales, las hojas del árbol "son como agujas" y si el animal las ingiere "le podrían provocar una perforación gastrointestinal". Es común que se acerquen a olerlo y a jugar, por eso es importante que esté bien fijado al suelo. 

Por otro lado, el árbol se suele decorar con bolas, luces y todo tipo de adornos llamativos que suponen una diversión para los animales. Esto conlleva otro riesgo, y es que pueden ingerir los adornos más pequeños. "Si tenemos mascotas jóvenes en casa, que se caracterizan por ser curiosas con los objetos brillantes y coloridos, tendremos que tener aún más cuidado", indican en el centro veterinario Vetland. De hecho, en esta época del año "se suelen dar casos de perros y gatos con obstrucciones intestinales por ingerir espumillón".

En este sentido, los elementos decorativos que requieren electricidad como las luces son un peligro real, ya que "un mordisco o un arañazo puede suponer una descarga eléctrica para nuestra mascota que le puede producir quemaduras graves", añaden. 

Por ello, una de las principales recomendaciones de los veterinarios es intentar camuflar los cables para evitar que jueguen con ellos o los muerdan, así como comprar adornos que no puedan romperse y provocar heridas.

Plantas típicas de esta época que pueden ser tóxicas

Algunas plantas que se suelen adquirir por estas fechas, como la flor de pascua, el acebo o el muérdago, pueden ser especialmente dañinas para las mascotas. La tradicional flor de pascua debe mantenerse siempre fuera de su alcance, sobre todo de los gatos, para evitar una intoxicación. 

"Su toxicidad se debe al líquido irritante que circula por los tallos y membranas", por lo que si el animal ingiere alguna parte, "se puede manifestar produciendo vómitos, diarreas e inflamación de los órganos expuestos, unido a una abundante salivación en los gatos". Además, si se produce contacto con los ojos "pueden aparecer problemas de úlceras o conjuntivitis", así como "dermatitis en caso de contacto con la piel", añaden los expertos de Clinicanimal.

En cuanto al acebo, las partes más tóxicas de esta planta son sus hojas y frutos rojos. Algunos síntomas habituales en animales intoxicados incluyen vómitos y diarrea, mientras que en gatos "es más común la hipersalivación".

Por último, la ingestión de muérdago también puede suponer un riesgo que se traduce en síntomas digestivos como vómitos y diarreas, pero en ocasiones pueden aparecer signos más graves como bradicardia, hipotensión o parestesias en las extremidades. 

Intoxicaciones por alimentos

Además de los peligros de ciertos adornos navideños, no hay que olvidar que algunos alimentos típicos en esta época también pueden tener consecuencias graves si los consumen perros o gatos. 

Así, los turrones, polvorones o cualquier otro producto que contenga chocolate pueden ser tóxicos al contener teobromina, una sustancia peligrosa para gatos y perros. De hecho, puede provocar problemas gastrointestinales y en dosis elevadas puede producir taquicardia, mareos, convulsiones, desorientación o hiperactividad.

¿Y qué pasa con las famosas uvas de Nochevieja? En el caso de los perros, la dosis tóxica es de 32 gramos de uvas por cada kilo de peso del animal y "si sobrepasan esa cantidad, su ingestión puede hacerles desarrollar insuficiencia renal".

En estas fechas es bastante habitual comer marisco y pescado, pero se debe tener precaución porque el consumo de huesos, espinas o restos "puede provocar cuadros que requieran cirugía por obstrucción o perforación gastrointestinal", concluyen.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento